Publicado 27/07/2021 22:46CET

Etiopía.- Las protestas en el este de Etiopía dejan ya más de 300 muertos y las principales vías comerciales bloqueadas

Archivo - Refugiados de la región etíope de Tigray.
Archivo - Refugiados de la región etíope de Tigray. - BYRON SMITH / GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de manifestantes ha bloqueado este martes en el este de Etiopía la principal vía de ferrocarril que une esa región del país con la vecina Djibouti, que sí cuenta con salida al mar, cuatro días después de que comenzaran nuevas protestas contra el Gobierno en las que ya han fallecido al menos 300 personas.

El servicio del ferrocarril que une ambas naciones del este de África permanece cerrado desde el lunes. Los manifestantes también han bloqueado la carretera que une Somalia con la capital de Etiopía, Addis Abeba, informa la agencia Bloomberg.

"Los terroristas del TPLF (Frente Popular para la Liberación de Tigray) han bloqueado más de 170 camiones y convoyes con ayuda humanitaria hacia Tigray", ha denunciado la ministra de Transporte de Etiopía, Dagmawit Moges.

Esta ruta comercial es una de las principales vías de comunicación, que de seguir bloqueada durante más tiempo puede provocar un empeoramiento de la ya de por sí situación económica, sanitaria a causa de la pandemia que sufre el país, además del conflicto que desde hace nueve meses arrastra con la región de Tigray.

Las protestas tuvieron lugar como respuestas a los ataques que el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) lanzó sobre Afar durante el fin de semana, a pesar del alto el fuego unilateral decretado en junio por el Gobierno de Etiopía.

Las autoridades regionales hicieron un llamamiento a las armas para hacer frente a la agresión, en una línea similar a la de otras regiones como Amhara, que han prometido hacer frente a los avances del TPLF.

Los avances del TPLF llegan después de que el grupo rechazara el alto el fuego unilateral del Gobierno, si bien el primer ministro, Abiy Ahmed, ha sostenido que el TPLF no supone una "amenaza" para el país y ha negado que el alto el fuego fuera decretado por los avances del grupo.