Publicado 11/08/2020 16:50CET

Etiopía sanciona a 1.700 funcionarios y dignatarios de Oromía por los disturbios tras el asesinato de un cantante

Etiopía.- Sancionados 1.700 funcionarios y dignatarios de Oromía por los disturb
Etiopía.- Sancionados 1.700 funcionarios y dignatarios de Oromía por los disturb - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Etiopía han anunciado este martes medidas contra más de 1.700 funcionarios y dignatarios de la región de Oromía en relación con los incidentes registrados tras el asesinato en junio de un conocido cantante oromo en la capital, Adís Abeba, que se saldaron con la muerte de al menos 250 personas.

El estado de Oromía ha detallado que 500 de los afectados son funcionarios, mientras que los otros 1.200 son dirigentes y dignatarios de distintas zonas y comunas de la región, tal y como ha recogido la cadena de televisión etíope Fana.

Así, ha resaltado en su comunicado que estas medidas no especificadas han sido adoptadas debido a que estas personas no cumplieron con sus responsabilidades o por su presunta relación con los incidentes, antes de agregar que más de 500 funcionarios están siendo investigados por su supuesta participación en los mismos.

El anuncio ha llegado días después de que el hombre acusado del asesinato del cantante, Hachalu Hundessa, confesara ante un tribunal ser el responsable de su muerte.

El asesinato de Hachalu provocó una gran conmoción en el país, en particular entre los miembros de su etnia, la mayoritaria en Etiopía. El cantante también era considerado un activista de los derechos de los oromo.

El primer ministro, Abiy Ahmed, aseguró el 3 de julio que detrás de las protestas hubo un intento de "provocar una guerra civil y violencia intercomunitaria". Desde entonces han sido detenidas cientos de personas por su presunta relación con el asesinato y con los incidentes, incluidos destacados opositores como Jawar Mohamed y Eskinder Nega.

Los incidentes tuvieron lugar en medio del incremento de las tensiones en el país por el aplazamiento indefinido de las elecciones generales --previstas inicialmente para agosto-- a causa de la pandemia de coronavirus, lo que ha provocado una prolongación de los cargos electos, incluido el de Abiy.