Publicado 23/11/2021 10:11CET

Etiopía.- El TPLF tilda de "chiste enfermizo" el anuncio de Abiy de liderar sobre el terreno al Ejército de Etiopía

Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

Subraya que la "imitación" de Abiy de los emperadores etíopes llega a "un tono esquizofrénico muy palpable"

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) ha tildado este martes de "chiste enfermizo" el anuncio del primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, de que se unirá este martes al Ejército para liderar sobre el terreno la ofensiva contra el grupo.

"La imitación de Abiy de los emperadores de Etiopía durante los tiempos de guerra ha alcanzado un tono esquizofrénico muy palpable", ha señalado el portavoz del TPLF, Getachew Reda, en una serie de mensajes publicados en su cuenta en la red social Twitter.

"Ha prometido unirse a 'sus fuerzas' en el campo de batalla en la honorable tradición de sus 'gloriosos predecesores'. En cualquier otra situación se diría que es un chiste enfermizo", ha valorado.

Asimismo, ha recalcado que, "signifique lo que signifique" el anuncio de Abiy, las fuerzas del TPLF "no detendrán su inexorable avance para poner fin a este bloqueo sobre nuestro pueblo".

"Coordinaremos nuestros esfuerzos con otros grupos que piensan de forma similar y enviaremos a estos asesinos de niños a las cárceles en las que deben estar", ha zanjado Getachew, que ha agregado el 'hashtag' #TigrayShallPrevail (Tigray prevalecerá).

Abiy afirmó a última hora del lunes que se uniría al Ejército para defender al país "de los enemigos internos y externos", al tiempo que hizo un llamamiento a los etíopes para que se unan a las Fuerzas Armadas para hacer frente a los avances den TPLF.

El primer ministro etíope indicó en un mensaje en su cuenta en la red social Facebook que "es hora de liderar el país a través del sacrificio", por lo que aquellos que "aspiren a ser recordados en la historia", deben "levantarse por su país".

El Gobierno etíope decretó a principios de noviembre el estado de emergencia ante los avances del TPLF, que han logrado hacerse con el control de varias ciudades en la región de Amhara, en una expansión del conflicto desatado hace más de un año en Tigray.

El propio Getachew aseguró recientemente que el grupo continuará su avance hacia la capital a menos que el primer ministro "acepte sus condiciones". "El único obstáculo a la solución pacífica al conflicto es la obsesión de Abiy con la solución militar a lo que es esencialmente un problema político", dijo.

El conflicto en Etiopía comenzó el 4 de noviembre de 2020 cuando Abiy ordenó una ofensiva militar en represalia por el ataque a la base del Ejército en Mekelle tras meses de tensiones entre el TPLF y el Gobierno central en torno al aplazamiento de las parlamentarias, finalmente celebradas en junio y en las que Abiy logró una victoria aplastante ante los llamamientos al boicot y la falta de votación en varias zonas --entre ellas Tigray-- por la inseguridad.

Sin embargo, el TPLF logró importantes avances en junio que le permitieron recuperar Mekelle, tras lo que Abiy anunció un alto el fuego unilateral citando motivos humanitarios, rechazado por el grupo, que expandió su ofensiva a las adyacentes regiones de Amhara y Afar, haciendo temer una propagación de la guerra al resto del país.

Contador