Publicado 03/11/2020 12:51CET

Etiopía.- La UA condena la muerte de civiles en enfrentamientos intercomunitarios en Etiopía

Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión Africana (UA) ha condenado firmemente este martes la muerte de civiles en enfrentamientos intercomunitarios en Etiopía, días después de una masacre de civiles en la región de Oromía, un suceso que se saldó con decenas de muertos y que ha sido achacado por las autoridades del país a miembros del grupo rebelde Frente de Liberación Oromo (OLF-Shane).

El presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, ha pedido a las autoridades que "garanticen que los responsables de estos crímenes atroces son localizados y rinden cuentas", antes de trasladar sus "profundas condolencias" a los familiares de las víctimas.

Así, ha advertido del incremento de los enfrentamientos intercomunitarios en el país y ha pedido a todos los actores que "eviten la retórica incendiaria y trabajen para rebajar las tensiones", al tiempo que ha apostado por "un diálogo nacional inclusivo" para "crear un consenso nacional en torno a asuntos clave".

Faki Mahamat ha resaltado que "un fracaso a la hora de lograr esto podría tener un impacto grave no sólo en el país, sino en la región en su conjunto". Por último, ha recalcado el apoyo del bloque a "las reformas iniciadas por el Gobierno" y ha agregado que la UA "está preparada para apoyar a Etiopía en sus esfuerzos para promover la paz y la estabilidad en el país".

El comunicado ha sido publicado un día después de que las autoridades etíopes confirmaran la matanza en Gaua Qanka. Supervivientes han relatado que miembros de la comunidad amhara fueron citados para una reunión en una escuela, donde fueron "ejecutados de forma sumaria" después de que las fuerzas de seguridad federales se retiraran de la zona.

Según las informaciones recogidas por el diario etíope 'Addis Standard', la retirada tuvo lugar en medio de los combates con el Ejército de Liberación Oromo (OLA), una escisión armada del OLF. Las autoridades de Oromía han acusado ya de lo sucedido al OLF-Shane y al Frente para la Liberación del Pueblo Tigray (TPLF).

Así, el presidente de la región, Shimelis Abdissa, acusó al TPLF --que se ha distanciado en los últimos meses del Gobierno central-- de azuzar las divisiones entre los amhara y los oromo y de usar al OLF-Shane como "un caballo de Troya" al que entrega armas y apoyo para que perpetre ataques contra la población civil.

Durante la jornada de este martes ha sido presentada ante el Parlamento una propuesta para designar al TPLF como una organización terrorista y han acusado al grupo --que gobierna en la región de Tigray-- de estar detrás de la muerte de decenas de personas, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

AUMENTO DE LAS TENSIONES

El TPLF ha protagonizado durante los últimos meses un distanciamiento con el Gobierno central del primer ministro, Abiy Ahmed, cuyo punto álgido fue la celebración de elecciones regionales en septiembre a pesar de las advertencias de Adís Abeba, después de que los comicios fueran aplazados a nivel nacional a causa de la pandemia de coronavirus.

La violencia de carácter étnico ha ido en aumento en los últimos meses en Etiopía, donde las reformas y las medidas de reconciliación de Abiy parecen haber tenido como consecuencia precisamente mayores tensiones entre los distintos grupos étnicos que componen el país, el segundo más poblado de África.

Entre los principales incidentes de los últimos meses figuran los disturbios y ataques registrados en el marco de las manifestaciones de junio a raíz del asesinato del famoso cantante oromo Hachalu Hundessa, que se saldaron con más de 200 muertos.

En este sentido, el Ejecutivo etíope denunció en julio que esta facción del OLF lanzó un ataque en la región de Amhara en el marco de las protestas desatadas tras el asesinato de Hachalu. Las autoridades han detenido a cerca de 9.000 personas en relación con estos incidentes e imputado por terrorismo a varios destacados opositores, incluido Jawar Mohamed.

Contador