Publicado 10/08/2021 03:48CET

Etiopía.- UNICEF alerta de la muerte de más de 200 personas, incluidos 100 niños, en recientes ataques en Tigray

Archivo - Un mercado en Tigray, Etiopía
Archivo - Un mercado en Tigray, Etiopía - SERGI REBOREDO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha alertado este lunes de la muerte de más de 200 personas, incluidos más de 100 niños, en recientes ataques ocurridos en la región etíope de Tigray (norte), escenario de un conflicto desde noviembre de 2020 a causa de la ofensiva contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF).

"La intensificación de los combates en Afar y otras áreas vecinas a Tigray es desastrosa para los niños", ha alertado la organización, así como ha remarcado que el conflicto "ha dejado a unas 400.000 personas, incluidos al menos 160.000 niños, en condiciones de hambruna" y que "más de 100.000 han sido desplazados por los recientes combates, lo que se suma a los dos millones de personas que ya han sido desarraigadas de sus hogares".

Respecto a la situación de desnutrición, UNICEF ha calculado que el número de niños que sufrirán desnutrición potencialmente mortal en Tigray se multiplicará por diez durante los próximos 12 meses.

"La crisis de la seguridad alimentaria y la nutrición se está produciendo en medio de una destrucción extensa y sistemática de los servicios de salud y de otro tipo de los que dependen los niños y las comunidades para sobrevivir", ha apuntado.

La ofensiva del Ejército etíope contra el TPLF arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque del TPLF contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Tras ello, las fuerzas etíopes, que contaron con el apoyo de tropas eritreas y las fuerzas especiales de Amhara, lograron tomar Mekelle e imponer una autoridad interna, si bien finalmente han terminado cediendo terreno, lo que llevó a Abiy a anunciar el alto el fuego aduciendo razones humanitarias.