Publicado 19/10/2021 15:15CET

Europa.- El barco de rescate 'Sea Watch 3' solicita un puerto seguro para los más de 400 migrantes que lleva a bordo

Archivo - El barco de rescate 'Sea Watch' 3 salva a más de un centenar de migrantes en el Mediterráneo Central
Archivo - El barco de rescate 'Sea Watch' 3 salva a más de un centenar de migrantes en el Mediterráneo Central - SEA WATCH - Archivo

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El barco de rescate 'Sea Watch 3' ha solicitado este martes un puerto seguro para los más de 400 migrantes que lleva a bordo, rescatados en varias operaciones llevadas a cabo desde el fin de semana.

La ONG Sea Watch, que opera el barco, ha detallado a través de su cuenta en la red social Twitter que "muchos niños, jóvenes y personas" a bordo de la embarcación sufren quemaduras de combustible y ha insistido en la urgencia de encontrar un puerto seguro.

Por otro lado, el barco de rescate Nadir, operado por la organización ResQ y con 34 migrantes a bordo, espera asistencia de las guardias costeras de Italia y Malta, según ha detallado la propia organización.

ResQ rescató a los migrantes de dos botes de fibra de vidrio que iban sobrecargados. Entre las personas rescatadas figuran 15 niños pequeños y una mujer en avanzado estado de gestación que ya llevan más de 30 horas en la embarcación de rescate.

Daniel Casingena, representante de ResQ, ha descrito la condición de la mujer embarazada como crítica, en declaraciones a la agencia de noticias DPA. "Está gravemente mareada, tiene problemas con la circulación y constantemente pierde el conocimiento", ha detallado. El clima, que será malo, con olas y viento, también es motivo de preocupación.

Según ResQ, las condiciones a bordo del Nadir son "precarias", ya que la embarcación se dedica principalmente a la observación y depende de otros barcos después de brindar atención inmediata a los migrantes. La organización ha lamentado que Malta, en cuya zona de búsqueda y rescate se hallaron las embarcaciones, ha rechazado proporcionarle asistencia.

Organizaciones privadas operan en el Mediterráneo central para rescatar a migrantes de sus aguas. Embarcan en las costas del norte de África, sobre todo de Libia y Túnez, para alcanzar la Unión Europea, donde buscan refugio o una vida mejor. Durante la peligrosa travesía, a menudo las embarcaciones zozobran y muchas personas pierden la vida.

Naciones Unidas calcula que este año casi 1.180 migrantes han desaparecido o han sido dados por muertos en la travesía del Mediterráneo central.