Publicado 09/10/2020 18:42CET

Europa.- España unirá fuerzas con países de entrada de migrantes para "modular" la responsabilidad en la reforma europea

NIAMEY, 9 Oct. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El Gobierno español unirá fuerzas con otros países de la UE que también son de primera entrada de migrantes para intentar "modular" la responsabilidad que les atribuye la propuesta de reforma de la política migratoria de la UE, ha explicado a Europa Press la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya.

"No se pone en cuestión la responsabilidad del país de primera entrada, lo que se pone en cuestión es cuánta tiene que ser esa responsabilidad, cuánto tiene que durar, en qué condiciones debe hacerse y como van el resto de los países de la UE a compartir esa responsabilidad", ha dicho durante un viaje a Níger y Chad, dos países que son origen y tránsito de migrantes hacia la UE.

Según ha dicho, España no quiere "desresponsabilizarse", sino "corresponsabilidad". Además, ha avanzado que, en la negociación, España está "insistiendo mucho en abrir vías de migración legal para apoyar a los países de origen y tránsito también en sus esfuerzos de desarrollo", porque uno de los motivos por los que "muchos jóvenes acaban en manos de mafias que trafican con personas es porque las oportunidades de desarrollo en sus países de origen muchas veces son muy deficientes".

También quiere una política de "tolerancia cero hacia la criminalidad y el tráfico de personas", y "acuerdos de readmisión que permitan que la migración sea ordenada". Con todo, ha asegurado que en todos sus viajes por África siempre ha escuchado los "mismos objetivos": ordenar la migración, reforzar a los países de origen y tránsito y acabar con las bandas criminales.

BRUSELAS PLANTEA SOLIDARIDAD FLEXIBLE

La Comisión Europea presentó hace apenas dos semanas su propuesta de reforma de la política de asilo y migración que servirá de base para la negociación con los Estados miembro y que aparca la idea de cuotas obligatorias para el reparto de los refugiados que tratan de llegar a la UE entrando de manera irregular por los países de primera línea, entre ellos España, Italia y Grecia.

Bruselas plantea un sistema voluntario con varios niveles de solidaridad con los países con mayor presión migratoria y apuesta por reforzar la frontera exterior de la Unión Europea y agilizar las expulsiones de los migrantes que lo logren estatus de refugiado.

La propuesta defiende la necesidad de una política "solidaria" pero se sustenta en el refuerzo de la frontera exterior --con más peso para la guardia de fronteras Frontex-- y en dar un impulso a la cooperación con países terceros y mejorar los procedimientos europeos para agilizar las expulsiones de los inmigrantes que no obtengan el estatus de refugiado.

Así, el Ejecutivo comunitario apela a una solidaridad sin excepciones entre los Estados miembro, pero ofrece un mecanismo con base voluntaria que permitirá a los países elegir entre un catálogo de contribuciones flexibles.

De este modo, cuando un país se enfrente a una presión migratoria que no pueda soportar se esperará de sus socios que respondan ofreciéndose a realojar en su territorio a parte de los demandantes de asilo, pero podrán también optar por otras formas de apoyo como "asumir la responsabilidad del retorno" de los que sean deportados, algo que Bruselas define como "retornos patrocinados".

Tras el primer debate a 27 sobre la reforma, el jueves en una videoconferencia de ministros de Interior, el titular alemán, Horst Seehofer, asumió la necesidad de que la reforma dé "certezas" a los cinco países del Mediterráneo --España, Italia, Grecia, Malta y Chipre-- de que no serán los responsables finales de dar acogida a todos los migrantes que alcancen de manera irregular su territorio.

Contador