Publicado 16/08/2020 15:08CET

Europa.- El 'Sea-Watch 4' abandona el puerto de Burriana para reanudar las operaciones de rescate en el Mediterráneo

Europa.- La Guarda Costera italiana mantiene el 'Sea Watch 3' bajo "detención ad
Europa.- La Guarda Costera italiana mantiene el 'Sea Watch 3' bajo "detención ad - TWITTER/@SEAWATCH_INTL - Archivo

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El buque de rescate 'Sea-Watch 4' ha zarpado este domingo del puerto de Burriana, en Castellón, para reanudar las operaciones en el Mediterráneo, tal y como ha confirmado la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF).

En un comunicado, la organización ha señalado que el barco ha abandonado el puerto y que, "si el tiempo acompaña, en aproximadamente cuatro días estará en aguas internacionales frente a las costas de Libia, donde actualmente no hay ninguna otra embarcación de rescate".

Así, MSF ha querido recordar que solo en el mes de junio perdieron la vida más de un centenar de personas en aguas del Mediterráneo central y que en el mes de julio se produjeron "tantas llegadas a Italia como en los seis meses anteriores".

Según indican los datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la cifra de llegadas a Italia ha sobrepasado ya el total de llegadas del año 2019, mientras que el número de salidas desde Libia se ha cuadriplicado en los siete primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior.

"Todo esto en un contexto en el que los Estados miembro de la Unión Europea están explotando descaradamente la COVID-19 como una excusa para restringir aún más las actividades de búsqueda y rescate, mientras perpetúan los ciclos de abuso en Libia y condenan deliberadamente a las personas a ahogarse en el mar a través de políticas dirigidas a no prestarles asistencia", ha denunciado MSF.

La ONG ha insistido en que no se puede "aceptar que ningún ser humanos se ahogue y acabe hundido bajo las olas por culpa de las políticas negligentes" y ha alertado de que las medidas tomadas con la excusa de "preservar la salud pública" son "imprudentes y responden a motivaciones de índole política". "Por esta razón volvemos al mar", ha señalado.

"Los Estados europeos están enviando un mensaje contundente de que esas vidas no les importan", recoge el texto, que hace hincapié en que MSF seguirá realizando labores de rescate mientras la UE "permite que las personas se ahoguen".