Publicado 01/03/2020 11:34CET

Europa.- Turquía lanza un pulso a la UE al abrir su frontera europea a más de 76.000 migrantes

Europa.- Turquía lanza un pulso a la UE al abrir su frontera europea a más de 76
Europa.- Turquía lanza un pulso a la UE al abrir su frontera europea a más de 76 - Angelos Tzortzinis/dpa

La OIM estima que al menos 13.000 personas se han concentrado esta pasada noche en la frontera turcogriega

Unos 400 migrantes han intentado cruzar las aguas del Egeo en dirección a Lesbos y otras islas.

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno turco ha informado este sábado de que más de 76.000 inmigrantes han abandonado el país en las últimas 48 horas con destino a Europa a través de Edirne, la localidad próxima a la doble frontera con el sur de Bulgaria y el noreste de Grecia, y de Ipsala, a unos 80 kilómetros al sur, donde la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha constatado la presencia esta noche de más de 13.000 personas repartidas en diversos grupos a la espera de entrada.

Esta apertura fronteriza tiene lugar en medio de una semana crítica para Turquía en la guerra de Siria, donde al menos 36 de sus militares han fallecido por un bombardeo del Ejército sirio en la región de Idlib, el último gran bastión de los grupos rebeldes y yihadistas, y tras repetidas críticas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, contra la supuesta falta de compromiso de la Unión Europea en el acuerdo económico por el que Ankara se ha convertido en un "estado tapón" de las olas migratorias.

La Unión Europea ha declarado su apoyo inmediato a Grecia y Bulgaria en sus medidas de contención de entrada. En un mensaje publicado este sábado en su cuenta de Twitter, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado seguir "de cerca y con preocupación la situación en las fronteras exteriores de la UE con Turquía", y confirmado que está manteniendo "contacto permanente" tanto con el primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis, como con su homólogo búlgaro, Boiko Borisov.

"Nuestra máxima prioridad en esta etapa es garantizar que Grecia y Bulgaria tengan todo nuestro apoyo. Estamos dispuestos a proporcionar apoyo adicional, incluso a través de la misión FRONTEX por la frontera terrestre", ha añadido Von der Leyen.

CONTENCIÓN EN GRECIA

El viceministro de Defensa griego, Alkiviadis Stefanis, ha informado este domingo de que al menos 9.600 migrantes han intentado entrar en Grecia a través de la porosa frontera greco-turca. Todos los intentos fueron frustrados con éxito, según comentó el viceministro en declaraciones al diario 'Kathimerini', antes de partir hacia el área fronteriza, donde quiere examinar la situación sobre el terreno.

En el cruce fronterizo de Kastanies, hay al menos 3.000 migrantes que esperan cruzar a Grecia, estiman las autoridades, que han constatado numerosos episodios de tensión durante toda la noche hasta culminar en un incidente registrado en torno a las 02.00 de la madrugada cuando Policía y Ejército tuvieron que intervenir para impedir la entrada de un grupo de jóvenes.

Las autoridades portuarias griegas, por su parte, han constatado que 400 migrantes han llegado en las últimas horas a las islas del Egeo oriental, y está pidiendo ayuda a sus contrapartes turcas para impedir que crucen las aguas. Además, alrededor de 220 migrantes y refugiados llegaron durante la noche a la isla de Lesbos en botes.

"Grecia ha sido objeto de un intento organizado y masivo para violar sus fronteras y se ha resistido al mismo", apuntó este sábado el portavoz del Gobierno, Stelios Petsas, en rueda de prensa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario en la sede oficial del primer ministro. Petsas ha subrayado que "el Gobierno está decidido a hacer todo lo que sea necesario para salvaguardar nuestras fronteras".

CALMA EN BULGARIA

Estos incidentes han contrastado con la tranquila situación en la frontera exterior de la UE entre Turquía y Bulgaria, cuyo Gobierno ha asegurado este domingo que ni un solo migrante ha cruzado la frontera ilegalmente.

"En este momento, la situación está tranquila", ha declarado el ministro de Defensa búlgaro, Krasimir Karakachanov, en una entrevista con la radio estatal en Sofía, recogida por DPA. "Nuestra política consiste en impedir la entrada de migrantes", ha añadido, antes de confirmar que el primer ministro Borisov mantendrá el lunes una conversación con Erdogan para abordar esta nueva crisis.

MÁS DE 76.000 MIGRANTES

Según las estimaciones del ministro de Interior turco, Suleiman Soylu, el total de migrantes que han salido de Turquía desde el viernes asciende ya a 76.358 hasta las 09.55 (hora local) de este domingo.

Si bien el ministro estima que durante esta pasada noche 29.000 personas atravesaron la línea fronteriza, mientras que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha constatado al menos "13.000 personas reunidas en los puntos fronterizos declarados en Pazarkule e Ipsala y en otros múltiples cruces fronterizos informales, en grupos de "entre varias decenas y más de 3.000 personas".

"El número de migrantes que se desplazaban a través de Edirne hacia la frontera ha ido aumentando durante el día a medida que llegaban automóviles, taxis y autobuses desde Estambul", según ha informado el jefe de misión de la OIM en Turquía, Lado Gvilava.

"La mayoría de los que están en movimiento son hombres, pero también estamos viendo muchos grupos de familias que viajan con niños pequeños. Estamos distribuyendo cajas de comida y otros suministros básicos en la ciudad", ha explicado Gvilava antes de alertar que "las temperaturas están bajando a casi los 0ºC y el viento es bastante malo, por lo que nos preocupan estas personas vulnerables que están expuestas a los elementos".

Durante todo el día, el personal de la OIM ha podido observar que en varias paradas a lo largo de las tres horas y media en automóvil desde Estambul a Edirne, los migrantes estaban alimentos, agua y otros suministros.