Publicado 11/11/2021 17:42CET

El expresidente georgiano Saakashvili se compromete a finalizar la huelga de hambre si es trasladado a un hospital civil

Archivo - Mijail Saakashvili tras su llegada a Ucrania en 2019.
Archivo - Mijail Saakashvili tras su llegada a Ucrania en 2019. - Serg Glovny/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Georgia Mijail Saakasvili se ha comprometido este jueves a poner fin a la huelga de hambre que inició hace varias semanas con motivo de su encarcelamiento siempre y cuando sea trasladado a un hospital civil.

El anuncio ha sido difundido por su abogado, Nika Gvaramia, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) le pidiera acabar con la huelga de hambre. Así, Saakashvili ha indicado que el consejo de médicos que supervisan su salud deben seleccionar un hospital de alta tecnología en el que pueda ser ingresado tras la huelga de hambre.

Sin embargo, ha hecho hincapié en la importancia de que el consejo sea creado de forma imparcial, con la mitad de sus miembros nombrados por el Gobierno y la otra mitad por el propio Saakashvili, según informaciones del portal de noticias Civil.

Previamente, las autoridades penitenciarias habían negado que Saakashvili sufriera un deterioro de su estado de salud a pesar de las advertencias de su médico, Nikoloz Kipshidze, y de su entorno. El pasado jueves, la diputada opositora georgiana Elene Joshtaria, del partido Droa, anunció una huelga de hambre para pedir que el expresidente fuera trasladado a un hospital civil.

El pasado 1 de octubre, Saakashvili, que había regresado a Georgia para presenciar las elecciones locales, fue detenido por las autoridades del país. El expresidente se encuentra envuelto en varios casos penales abiertos en el país.

Según la Fiscalía georgiana, el expresidente ha sido condenado a nueve años de prisión, tres años por estar implicado en el asesinato del banquero Sandro Guirgvliani y otros seis por estar detrás de la paliza al diputado Valeri Guelashvili.

Además, Saakashvili se enfrenta a cargos relacionados con la manifestación opositora del 7 de noviembre de 2007, por daños materiales causados a la empresa de radiodifusión Imedi y por presunta malversación de fondos, unas cuestiones que están siendo investigadas.

Contador