Publicado 19/11/2020 17:17CET

El expresidente de Sudáfrica Jacob Zuma abandona una vista por corrupción tras la negativa de un juez a recusarse

El expresidente de Sudáfrica Jacob Zuma
El expresidente de Sudáfrica Jacob Zuma - Wolfgang Kumm/dpa - Archivo

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Sudáfrica Jacob Zuma ha abandonado este jueves una vista de las investigaciones contra él por supuesta corrupción después de que se haya rechazado su petición de que el juez al frente del caso fuera recusado por un presunto sesgo en el marco de los procedimientos.

El juez Raymond Zondo ha indicado que las acusaciones no se sustentan y ha rechazado la petición de Zuma, quien ha decidido abandonar la sala como signo de protesta. Zondo ha indicado que hay razones sólidas para presentar esta petición dos años después de que fuera puesto al frente del caso.

Zuma, que ha apuntado a una amistad previa entre ambos, había reclamado su recusación, si bien el juez ha dicho que "no es el tipo de relación como para descalificarle en la comisión". "No supone un fundamento adecuado para que me recuse", ha explicado.

Tras la decisión, el jefe del equipo legal de la comisión, Paul Pretorius, ha señalado que el expresidente debería responder a las preguntas, si bien el abogado defensor Muzi Sikhakhane ha resaltado que se excusaban de los procedimientos, tras lo que Zuma ha abandonado la sala sin permiso.

Sikhakhane ha trasladado a Zondo que "se ha convertido en un juez en una disputa que le implica y que va a determinar una disputa de un asunto que le afecta", según ha recogido el diario sudafricano 'News24'.

"Nos vamos a excusar de los procedimientos", ha recalcado, si bien Pretorius ha incidido en que los procedimientos debían continuar y ha advertido de que la salida de Zuma de la sala iba en contra de las citaciones dictadas contra él.

El actual presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, quien fuera vicepresidente de Zuma y quien accedió al cargo en febrero de 2018, ha señalado que cerca de 500.000 millones de rands (cerca de 27,3 millones de euros) fueron malversados de los fondos públicos durante los nueve años en los que su predecesor estuvo al frente del país.

Los cargos contra Zuma se formularon hace una década, pero fueron aparcados por la Fiscalía de Sudáfrica poco antes de postularse para presidente en 2009. Tras la elección de Zuma, sus oponentes pelearon en una larga batalla legal para restablecer las acusaciones, lo que consiguieron en 2016.

El expresidente fue reemplazado como jefe del Estado en febrero de 2018 por Ramaphosa, que ha asegurado que la lucha contra la corrupción en el país es una prioridad para tratar de atraer inversión extranjera y activar la economía del país.

Contador