Publicado 10/06/2020 06:07CET

La factura de la violencia en el mundo en 2019: 12,9 billones de euros

DDHH.- La violencia deja un impacto económico global de 12,9 billones de euros e
DDHH.- La violencia deja un impacto económico global de 12,9 billones de euros e - Khaled Nasraoui/dpa - Archivo

Islandia lidera de nuevo el Índice Global de Paz y Afganistán cierra la clasificación como el país con más violencia

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El impacto económico en la economía global de la violencia en el año 2019 alcanzó los 14,5 billones de dólares en términos de paridad en el poder adquisitivo, según consta en el estudio Índice de Paz Global 2020, que sitúa a Islandia como el país con mayor nivel de paz del mundo y a Afganistán como el más afectado por la violencia.

El impacto económico global de la violencia en 2019 equivale al 10,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del mundo o a 1.909 dólares por persona (1.693 euros). En 2019, el impacto económico de la violencia ha sido un 0,2 por ciento menor que el año anterior, con una bajada de 29.000 millones de dólares (25.720 millones de euros).

Para calcular el impacto global de la violencia, el Instituto para la Economía y la Paz estudia 16 dimensiones distintas que contienen varios componentes, como el gasto en seguridad interior, que incluye el presupuesto para fuerzas de seguridad, tribunales, prisiones y otras partidas de seguridad.

Tanto la violencia como el temor a la violencia, según el estudio, provocan importantes alteraciones económicas. Mientras los incidentes violentos generan costes por daños en propiedades, daños personales o traumas psicológicos, el temor a la violencia también altera el comportamiento económico de los ciudadanos, principalmente en materia de inversión y de patrones de consumo.

En este contexto, el informe explica que el gasto destinado a impedir actos de violencia implica la retirada de fondos que podrían destinarse a actividades productivas para asignarlos a medidas de protección. La violencia y el temor a la violencia "combinados" generan "importantes pérdidas económicas con la forma de caídas de productividad, pérdidas de ingresos y desvío de gastos".

"Medir la escala y el coste de la violencia y de la contención de la violencia, por tanto, tiene importantes implicaciones a la hora de evaluar los efectos que la violencia tiene en la actividad económica", subraya el documento.

La clasificación del Índice Global de Paz 2020, que en cada edición evalúa el nivel de paz de cada país conforme a una serie de indicadores, sitúa a Islandia como el país con mayor nivel de paz del mundo con 1.078 puntos, seguido por Nueva Zelanda, con 1.198 puntos, y Portugal, con 1.247. España ocupa la trigésimo octava posición, con 1.712 puntos, mejorando un puesto respecto al año anterior.

LA PAZ RETROCEDE UN 0,34 POR CIENTO EN 2020

Cerrando la tabla, el país con más violencia del mundo es Afganistán, con 3.644 puntos, por delante de Siria, que acumula 3.539 puntos y lleva en guerra desde 2011, y de Irak, que empeora una posición respecto al año anterior y contabiliza 3.487 puntos.

"El Índice Global de Paz de 2020 muestra que el mundo se ha vuelto menos pacífico por novena vez en los últimos doce años, con el nivel medio de paz deteriorándose en un 0,34 por ciento con respecto al año anterior", señala el estudio. El nivel de paz ha aumentado en 81 países, incluida España, y se ha rebajado en otros 80.

El Índice Global de Paz no solo mide la presencia o la ausencia de guerra sino que evalúa la ausencia de violencia y también el temor a la violencia por medio de tres apartados principales: Seguridad, Conflicto en curso y Militarización.

Tanto el apartado de Conflicto en curso como el de Seguridad han empeorado mientras que el de Militarización ha registrado una mejora. De los 23 indicadores que integran el Índice Global de Paz, ocho han registrado mejoras, doce han empeorado y tres no han variado respecto al año anterior.

"El mundo es ahora considerablemente menos pacífico que cuando se inició este índice. Desde 2008, el nivel de paz por países se ha deteriorado un 3,76 por ciento. Ha habido deterioros del nivel de paz en nueve de los últimos doce años. La caída de la paz se debe a una amplia gama de factores, incluyendo el aumento de la actividad terrorista, la intensificación de los conflictos en Oriente Próximo, el aumento de las tensiones regionales en el este de Europa y en el noreste de Asia y creciente número de refugiados y a las tensiones políticas entre Europa y Estados Unidos", señala el estudio.

En cuanto a los indicadores que registran mejoras, el apartado de Militarización ha sido el que mayor mejoría ha tenido, con 100 países reduciendo su gasto militar y 67 reduciendo sus arsenales de armas pesadas o nucleares.

ORIENTE PRÓXIMO, LA REGIÓN CON MÁS VIOLENCIA

A nivel geográfico, la región de Oriente Próximo y Norte de África se mantiene como la más violenta del mundo, con tres de los cinco países menos pacíficos de la clasificación. A pesar de los conflictos armados y la inestabilidad, esta región registra mejoras en indicadores como el número de muertos por conflictos internos, que vuelve a bajar, o la intensidad de este tipo de conflictos. También tiene mejoras en exportaciones e importaciones de armas.

En contraposición, Europa sigue siendo la región con más paz del mundo, albergando a seis de los siete países con menos violencia del planeta. A pesar de esta clasificación, Europa ha tenido un ligero deterioro en su nivel de paz en el índice de este año y ahora es menos pacífica de lo que era en 2008. Un total de 16 países europeos han registrado una mejora de su nivel de paz de 2019 a 2020, mientras que otros 19 han tenido un deterioro.

"A pesar de su nivel de paz, Europa tiene mayores niveles en militarización que muchas regiones del mundo, particularmente en relación con las exportaciones de armas y con las armas pesadas y nucleares", explica el estudio.

La mayor mejora de la paz a nivel regional se ha detectado en Rusia y Euroasia, donde doce países han experimentado avances. "Este es el cuarto año consecutivo de mejora en la región", ha indicado el Instituto para la Economía y la Paz, antes de señalar que los avances vienen provocados por las mejoras en el apartado de Seguridad, con mejores datos en tasas de homicidios y de encarcelamiento y los indicadores de impacto del terrorismo y de inestabilidad política.

SUDAMÉRICA, LA REGIÓN CON MAYOR DETERIORO DE LA PAZ

Por contra, Sudamérica es la región que experimenta el mayor deterioro de la paz, principalmente por el apartado de Seguridad, con claros deterioros en tasas de encarcelamiento y por la probabilidad de manifestaciones violentas.

Esta región registra empeoramientos también en los otros dos grandes apartados: el de Conflictos en curso y el Militarización. En total, seis países empeoran sus indicadores de paz y otros cinco mejoran su situación con respecto al año anterior. Sudamérica se sitúa como la quinta región más pacífica del mundo, quedando por detrás de la región vecina de Centroamérica y Caribe por primera vez desde 2016.