Publicado 10/11/2021 07:54CET

Familiares de los opositores detenidos temen que los "insultos" de Ortega deriven en "actos de venganza política"

Archivo - Cartel con la imagen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Managua, Nicaragua
Archivo - Cartel con la imagen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Managua, Nicaragua - GETTY IMAGES - Archivo

   EEUU asegura que "utilizará todas las herramientas" para "presionar a la dictadura" de Nicaragua basada en el "poder familiar"

   La ONU descarta valorar los comicios y reitera sus peticiones de liberar a los líderes políticos arrestados

   MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los familiares de los dirigentes políticos opositores que se encuentran detenidos han manifestado este martes su "preocupación" respecto a que los "insultos" del reciente discurso del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, derive en "actos de venganza política" contra los arrestados y "contra cualquier ser humanos que no se muerte seguidor del partido de Gobierno", el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

   Ortega tachó el lunes a los opositores detenidos de "hijos de perra del imperialismo yanqui" y "apátridas", unas calificaciones que los familiares han advertido de que tienen "el objetivo de profundizar en la deshumanización" de estas personas que se encuentran encarceladas "sin respeto de sus derechos y libertades fundamentales y sin la debida publicidad de proceso judicial".

   "Nos preocupa que estos nuevos insultos sean interpretados de manera implícita como una orden de ejecución para que los funcionarios se sientan legitimados para llevar a efecto actos de venganza política contra estas personas y sus familias", han subrayado, recoge el medio nicaragüense 'La Prensa'.

   Asimismo, han alertado al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional de las "eventuales consecuencias" del discurso de Ortega también sobre el "clima sociopolítico del país", y han criticado que tales expresiones "no son aceptables de la boca de una autoridad política".

   "Ortega pretende justificar los abusos cometidos contra sus adversarios políticos", han agregado los familiares, que temen un episodio como el ocurrido con el opositor Eddy Montes, "asesinado el 16 de mayor de 2019 cuando se encontraba en (el centro penitenciario) La Modelo --en la capital, Managua-- por un empleado público que se sintió autorizado a disparar para matar por las expresiones injuriosas de sus jefes inmediatos".

   Los familiares de los dirigentes opositores han denunciado que esta muerte, "como muchas otras", "no ha sido objeto de investigación de ningún tipo".

   El cuestionado discurso de Ortega se produjo este lunes, poco después de que el informe del Consejo Supremo Electoral otorgase, con el 97,74 por ciento de las actas computadas, al FSLN de Ortega el 75,92 por ciento de los votos de las elecciones del domingo.

   Los comicios han estado marcadas por detenciones arbitrarias de opositores --entre ellos siete precandidatos presidenciales-, activistas y periodistas, entre otros actos de hostigamiento, coacción y violencia política. Además, la libertad de prensa también ha estado en el punto de mira del Gobierno y los medios de comunicación han denunciado restricciones y obstáculos en el ejercicio de su labor.

   La comunidad internacional ha condenado la falta de garantías del proceso, llegado Estados Unidos o la Unión Europea ha apuntar a posibles sanciones contra el régimen de Daniel Ortega.

"DICTADURA BASADA EN EL PODER FAMILIAR"

   En este sentido, el secretario adjunto principal de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado estadounidense, Ricardo Zúñiga, ha calificado este martes en una rueda de prensa como una "dictadura" el Gobierno de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

   "No se puede decir que las personas elegidas bajo ese proceso pueden ser considerados como líderes elegidos. Que están en el poder nadie lo puede negar, que sea una dictadura tampoco se puede negar, queda claro que Ortega y Murillo han impuesto una dictadura basada en el personalismo y el poder familiar", ha remarcado.

   Ante ello, ha asegurado que la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, "utilizará todas las herramientas, sean sanciones o vías diplomáticas, para presionar a la dictadura de Nicaragua", por lo que se esperan anuncios al respecto próximamente.

   Por otro lado, la ONU ha reiterado este martes sus demandas de liberación de los líderes políticos y activistas detenidos y ha afirmado "haber tomado nota de los resultados de las elecciones" y de las "diversas opiniones expresadas" por la comunidad internacional.

   Así lo ha indicado el portavoz de la Secretaría General, Stéphane Dujarric, quien ha insistido en que el jefe de la organización, António Guterres, "sigue profundamente preocupado" por la situación en el país.

   En este sentido, ha añadido que la ONU insta a las autoridades de Nicaragua a la liberación "inmediata" de los detenidos, así como al "pleno respeto de las obligaciones internacionales en materia de Derechos Humanos", al tiempo que le ha alentado a "cooperar con los mecanismo internacionales".

   De este modo, ha descartado valorar los resultados de los comicios al señalar que la ONU "no estuvo involucrada en estas elecciones, ya sea a través de observadores o asistencia técnica o lo que sea". "No nos corresponde dar un sello de aprobación o desaprobación", ha argumentado Dujarric.

   "Sólo destacaría, (...) que animamos al Gobierno a que permita la entrada de personal de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Nicaragua, para ayudar a Nicaragua a acatar y cumplir sus compromisos internacionales", ha zanjado.

Contador