Actualizado 14/03/2015 12:41 CET

Las FARC ponen en duda el anuncio de Santos de cesar los bombardeos

Columna guerrillera de las FARC
Foto: REUTERS

BOGOTÁ, 14 Mar. (Notimérica) -

   Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han puesto en duda la buena fe del Gobierno de Juan Manuel Santos al anunciar el cese de los bombardeos contra la guerrilla durante un mes, a través de un comunicado difundido este viernes en su página web bajo el título de 'una dudosa generosidad'.

   Las FARC denuncian que este anuncio es una estrategia del Gobierno para acallar posibles reclamaciones por la muerte de un comandante guerrillero a manos del Ejército colombiano. "La suspensión ordenada de los bombardeos aparece como un gesto de conmovedora generosidad, que busca obligar a las FARC al aplauso agradecido", añade el texto.

   El anuncio de Santos llegó sólo unas horas antes que la noticia de la muerte de Gilberto Becerro, Comandante del Frente 57 y destacado integrante del Estado Mayor del Bloque Iván Ríos de las FARC-EP, quien fue presentado por el Gobierno colombiano como "un vulgar narcotraficante dado de baja en una operación policial contra bandas criminales", según critica la guerrilla.

   "Becerro pasaba de los treinta y seis años de pulcra militancia guerrillera, nada más falso y perverso que presentarlo como un delincuente común", añade el comunicado. Asimismo, considera como "caprichosa" la condición para restablecer los bombardeos, ya que tendría lugar --según el Gobierno-- "si las FARC ponen en riesgo a la población".

   Por otra parte, el Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP --que firma la nota-- denuncia que "al excluir al Ejército de Liberación Nacional (ELN) de la orden de no bombardeao, queda abierta la posibilidad de hacerlo contra las FARC, en la medida en que se actúa como organizaciones hermanas". "La trampa está armada", ha sentenciado.

   "Pese a su discurso, (Santos) continúa ejerciendo la violencia y el terror contra nosotros y los distintos sectores populares y sociales en lucha. Indígenas, mineros, reclamantes de tierras y defensores de Derechos Humanos son también hoy víctimas públicas de su gobierno. Su generosidad no es por tanto creíble", concluye el texto.