Publicado 07/06/2021 08:49CET

Al Fatá pide a los palestinos movilizarse contra una marcha convocada por nacionalistas israelíes en Jerusalén

Manifestantes palestinos en una protesta contra Israel por la ofensiva en la Franja de Gaza y las tensiones en Jerusalén
Manifestantes palestinos en una protesta contra Israel por la ofensiva en la Franja de Gaza y las tensiones en Jerusalén - Ibraim Atta/APA Images via ZUMA / DPA

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comité central de Al Fatá ha hecho este domingo un llamamiento para que sus seguidores y la población palestina en general se movilicen contra una marcha convocada por nacionalistas israelíes el jueves en Jerusalén que pretende atravesar el barrio musulmán de la Ciudad Vieja.

El organismo del partido encabezado por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha pedido "defender Jerusalén y sus lugares santos musulmanes y cristianos" y ha incidido en el que el estatus de la ciudad es "una línea roja", según ha informado la agencia palestina de noticias WAFA.

Así, ha incidido en que "cien años de conflicto han demostrado que el pueblo no sucumbirá a una política fascista" y que la población se mantendrá firme "hasta que el último soldado y colono salga de la patria (palestina)", al tiempo que ha denunciado una "política de limpieza étnica" por parte de las autoridades israelíes.

El comité central de Al Fatá ha afirmado además que Israel es "totalmente responsable" del aumento de las tensiones en Jerusalén y los Territorios Palestinos Ocupados y ha reclamado a la comunidad internacional que intervenga para "detener la histeria" del primer ministro en funciones de Israel, Benjamin Netanyahu.

En este sentido, Azam al Ahmad, miembro del comité central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), ha advertido de que la conocida como 'Marcha de la Bandera' podría derivar en un nuevo repunte de las tensiones.

"El Gobierno de ocupación está intentando complicar los problemas y hacerlos estallar ante los esfuerzos internacional para calmar la situación en la tierra de Palestina", ha argüido, en unas declaraciones concedidas a la emisora Voice of Palestine.

Según las informaciones recogidas por el diario israelí 'The Times of Israel', altos cargos de la Policía israelí han apoyado modificar el recorrido de la manifestación para evitar que pase por la Puerta de Damasco y el barrio musulmán de la Ciudad Vieja para intentar que la situación de derive en nuevos episodios de violencia.

Esta marcha se celebra de forma anual durante el Día de Jerusalén, el 10 de mayo, si bien este año fue cancelada horas antes de su inicio tras el disparo de proyectiles por parte del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) tras la irrupción de policías israelíes en la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes.

Los incidentes en la mezquita llegaron además tras varios días de represión de las manifestaciones contra las órdenes de desahucio en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este, que se saldaron con cientos de palestinos heridos, y después del aplazamiento de las legislativas palestinas por la negativa de Israel a permitir el voto en esta zona de la ciudad.

El disparo de proyectiles por parte de Hamás fue respondido con bombardeos de Israel, lo que desencadenó un conflicto que se extendió once días y que se saldó con la muerte de más de 250 personas en la Franja de Gaza, según los datos facilitados por las autoridades gazacíes, controladas por Hamás, y doce en Israel, entre ellas una mujer india y dos hombres filipinos.

Contador