Publicado 20/11/2021 03:19CET

Filipinas.- La Fiscalía del TPI suspende su investigación sobre la "guerra contra las drogas" de Duterte

Archivo - El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte
Archivo - El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte - PRESIDENCIA DE FILIPINAS - Archivo

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) ha suspendido de forma temporal su investigación sobre la "guerra contra las drogas" del presidente filipino, Rodrigo Duterte, tras la petición del Gobierno de Filipinas de aplazar el proceso.

La Fiscalía del TPI notificó el 18 de noviembre a la Sala de Cuestiones Preliminares la suspensión de su investigación, si bien seguirá estudiando la información y evaluará la necesidad de reanudar el examen, como indica un documento publicado este viernes en la web del tribunal.

En concreto, el fiscal jefe del TPI, Karim Khan, ha incidido en que la paralización se produce para valorar el "alcance y la solicitud" de aplazamiento que demandó el Gobierno de Duterte el pasado 10 de noviembre.

En este contexto, Khan ha avanzado que la Fiscalía "solicitará en los próximos días información adicional" sobre el caso para estudiar la solicitud de aplazamiento.

Los jueces del TPI autorizaron el 15 de septiembre una investigación sobre posibles crímenes de lesa humanidad cometidos durante la campaña antidroga del presidente, a pesar de que Duterte se retiró del tribunal como protesta en 2019.

En un discurso pronunciado el 21 de septiembre ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente filipino criticó la injerencia exterior y advirtió de que cualquiera que "actuara más allá de los límites" durante la guerra contra las drogas sería "responsabilizado" por la justicia filipina.

Posteriormente, el 10 de noviembre el Gobierno, representado por el embajador filipino en Países Bajos, Eduardo Malaya, presentó a la Fiscalía una solicitud de suspensión del proceso judicial asegurando que estaba desarrollado sus propias investigaciones sobre las muertes notificadas durante las operaciones antidroga.

El Gobierno filipino admite más de 6.000 fallecidos en sus polémicas redadas, aunque las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos coinciden en que la cifra podría real podría ser hasta cuatro o cinco veces más.

Contador