Publicado 17/02/2021 15:37CET

Filipinas.- El matrimonio infantil, una realidad persistente a la que Filipinas quiere poner fin

Archivo - Filipinas.- El matrimonio infantil, una realidad persistente a la que Filipinas quiere poner fin
Archivo - Filipinas.- El matrimonio infantil, una realidad persistente a la que Filipinas quiere poner fin - JES AZNAR/GETTY IMAGES - Archivo

La ley contra el matrimonio infantil ya ha sido aprobada en el Senado

Se estima que hay aproximadamente 726.000 niñas casadas en el pais

MANILA, 17 Feb. (DPA/EP) -

Entre gritos, aplausos y tambores, una niña de trece años se casa con un hombre que tiene tres veces su edad en una ceremonia celebrada en el sur de Filipinas que se hizo viral tras celebrarse días después de que el Senado aprobara una legislación para prohibir este tipo de matrimonios.

En noviembre, el Senado filipino aprobó la ley 'niñas, no esposas', que castiga a cualquiera que sea parte u organice un matrimonio con una niña con penas de cárcel, multas o la pérdida de la custodia del menor.

Sin embargo, pocos días después esta joven con su vestido tradicional acompañaba a un hombre 35 años mayor, un agricultor de 48 años que se había casado tres veces anteriormente.

"De verdad lo quiero. Es bueno conmigo y quiere a mis padres y a mí", decía la chica, cuyo nombre real fue retirado por la cadena local que tomó las declaraciones.

El hombre, que pagó una dote de 625 dólares (519 euros), se había separado de su mujer para buscar una nueva esposa que se hiciera cargo de sus tres hijos, que de hecho tenían casi la misma edad que su nueva esposa.

La pareja parece feliz en este vídeo que despertó una reacción enfurecida en los televidentes, que condenaban lo que uno de ellos definió como "una de las tradiciones más desagradables" del este de Filipinas.

"Pobre chica, ninguna decisión es suya. Vendida por sus padres con la 'cultura' como excusa", comentó otro de los espectadores en la web.

726.000 NIÑAS ESPOSA

Se estima que hay 726.000 niñas esposa en Filipinas, el duodécimo país del mundo por número de este tipo de enlaces.

La ley aprobada por el Senado prohíbe todo tipo de matrimonios infantiles e incluye programas gubernamentales para educar a la población sobre el impacto de obligar a las niñas a un matrimonio a esa edad.

Sin embargo, para que el proyecto llegue a término, debe ser aprobado tanto por la Cámara de Representantes como por el presidente, trámites que aún no han sido agendados.

"Rompe el corazón porque estas chicas son privadas de su futuro, de una vida creada por ellas", se lamenta una de las coautoras de la ley, la senadora Risa Hontiveros.

"También me enfurece que, pese a nuestros esfuerzos por detener esta práctica, hay todavía adultos que se aprovechan de nuestras niñas y que hacen parecer que el matrimonio infantil es el único camino para salir de la pobreza", critica la senadora.

Oxfam ha llegado a documentar casos de una chica, identificada como Tanumbay, que se casó con solo diez años con un hombre de 30.

"Yo no quería casarme, pero no tuve elección, fue el deseo de mi padre antes de morir", dijo a Oxfam Tanumbay, que ahora tiene 24 y ya tiene cinco hijos que se encuentran atrapados en el mismo círculo de pobreza que le impidió a ella ir a la escuela.

Según Oxfam, el matrimonio infantil está especialmente presente en la región sureña de Mindanao, donde los musulmanes tienen permitido tener más de una esposa y la edad legal mínima para el matrimonio es 13 años.

UNA TRADICIÓN ARRAIGADA

Aunque este tipo de matrimonios se da con más frecuencia en las zonas más pobres, también se celebran en otras regiones amparados por normas sociales y de género arcaicas, en opinión del director de Oxfam en Filipinas, Lot Felizco.

Felizco señala que hay normas que "establecen a los hombres como única autoridad en las decisiones familiares", entre las que se encuentra el control sobre los "cuerpos de las mujeres y niñas en relación a su sexualidad", un campo sobre el que hay "expectativas culturales".

Pese a la legislación ,estos cambios culturales no llegarán "de la noche al día", según la senadora Hontiveros.

"Mientras que tenemos un optimista desarrollo de la legislación para prohibir los matrimonios infantiles, no es suficiente para desmantelar las creencias sociales y liderar un proceso transformativo de cambio", recalca.

"Hay peligro de que los matrimonios continúen, ya que las personas tienen que sentir como propia la legislación", señala Hontiveros, que añade que solo cambiando las normas culturales se conseguirá fortalecer la posición de las mujeres en la sociedad filipina.

"Podemos proteger a nuestras niñas de los matrimonios forzosos reconociendo y derribando las desigualdades de género que nos evitan a las mujeres disfrutar completamente y sin complejos de nuestros Derechos Humanos", subraya Hontiveros.