Publicado 17/04/2021 09:56CET

Filipinas.- Mueren un presunto terrorista egipcio y dos milicianos de Abú Sayyaf durante una operación militar en Jolo

Archivo - La ciudad de Marawi, en la región de Mindanao, dos años después del asalto por parte de milicianos de un grupo leal a Estado Islámico
Archivo - La ciudad de Marawi, en la región de Mindanao, dos años después del asalto por parte de milicianos de un grupo leal a Estado Islámico - Alejandro Ernesto - Archivo

MANILA, 17 Abr. (DPA/EP) -

Un presunto terrorista egipcio y dos milicianos islamistas filipinos han muerto durante un enfrentamiento con fuerzas del Gobierno filipino en el sur del país, según han informado este sábado las autoridades militares.

La operación se ha desarrollado en la isla de Jolo, a unos 1.000 kilómetros al sur de la capital, Manila. Ahí, concretamente en la población de Ingasan, los militares filipinos han lanzado un ataque contra la organización terrorista Abú Sayyaf, a la que pertenecían los dos milicianos fallecidos.

Las tropas recuperaron los cuerpos del sospechoso egipcio y los dos miembros de Abú Sayyaf después de los combates, según ha hecho saber el portavoz militar de la región, general Corleto Vinluan Jr.

El egipcio, identificado por su alias 'Yusop', era uno de los cinco terroristas extranjeros que se cree que operan en Jolo, según el Ejército. Era hijo de una terrorista suicida egipcia que murió en un ataque a un destacamento militar en la cercana ciudad de Indanan en septiembre de 2019, de acuerdo con Vinluan.

'Yusop' se había ofrecido como voluntario para ser un terrorista suicida, mientras que uno de los miembros asesinados de Abú Sayyaf fue identificado como el fabricante de bombas Abu Khattab Jundulah, según el comandante de la fuerza de intervención antiterrorista local, general William Gonzales.

"Sin ellos, la posibilidad de otro ataque es menor", ha explicado Gonzales.

Abú Sayyaf es el grupo islamista militante más violento de Filipinas y ha sido acusado de algunos de los peores ataques terroristas en el país, así como de secuestros de alto perfil para pedir rescate.

Los militantes han secuestrado desde el año 2000 a decenas de extranjeros para pedir rescate, y matado a algunos de ellos, incluido un alemán en 2017. El grupo, afín a la organización terrorista Estado Islámico, se ha atribuido la responsabilidad de varios atentados con bomba en Filipinas.

Contador