Publicado 07/11/2020 02:47CET

Filipinas.- La ONU advierte del posible desplazamiento "a largo plazo" de familias en Filipinas tras el paso de 'Goni'

Paso del tifón 'Goni' por Filipinas
Paso del tifón 'Goni' por Filipinas - STRINGER / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ONU ha advertido este viernes del desplazamiento "a largo plazo" de muchas familias en Filipinas tras el paso del tifón 'Goni', especialmente en zonas muy pobladas, algunas de ellas con altas cifras de positivos de COVID-19, lo que ha "exacerbado los desafíos" de los esfuerzos ante la crisis sanitaria y social.

Alrededor de 1,2 millones de personas de siete regiones diferentes se han visto afectadas directamente por el paso de 'Goni' por el país, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) de las Naciones Unidas, que advierte del peligro del desplazamiento "a largo plazo" de muchas familias.

En este sentido, "dado que más de 21.000 hogares fueron destruidos, muchas familias permanecerán desplazadas a largo plazo", ha asegurado el organismo.

Las necesidades que la ONU marca como "inmediatas" para hacer frente a las consecuencias del paso del tifón por el país destacan asistencia alimentaria, dinero en efectivo o alimentos por trabajo, equipos de reparación de refugios, reparación de las instalaciones de agua y saneamiento y distribución de equipos de higiene, así como el restablecimiento de las instalaciones de energía y comunicaciones y apoyo y protección psicosociales.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el sur de Luzón, una de las regiones más afectadas, alberga a más de 35.000 migrantes filipinos obligados a regresar en medio de las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

Con más de 70.000 casos de COVID-19, el país ha tenido que duplicar los esfuerzos de respuesta de emergencia, especialmente en los sitios de evacuación.

A medida que los equipos de emergencia de Naciones Unidas se dirigen a las zonas más afectadas, va surgiendo un panorama "más claro" del impacto del tifón 'Goni', conocido localmente como 'Rolly'.

Además del peligro del desplazamiento a largo plazo, la ONU señala que más de 225 escuelas han sido dañadas o destruidas y 869 centros educativos se están utilizando como centros de evacuación, albergando a más de 82.500 personas.

También ha reseñado los múltiples daños materiales que dejó a su paso el tifón tras tocar tierra en el país del sudeste asiático, como la afectación a las líneas de electricidad, que han dejado hasta el 90 por ciento de la región de Albay con interrupciones en este servicio.

No obstante, también ha destacado alguna buena noticia, como la apertura de los mercados locales "en gran medida", a pesar de los daños causados a algunas infraestructuras, mientras que las autoridades locales están alentando a pagar en efectivo.

A pesar de esto, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) está transportando 9.600 paquetes de alimentos para familias, mientras que los agentes humanitarios nacionales están prestando asistencia con mantas, lonas y paquetes de alimentos a las personas necesitadas. También destacan el establecimiento de puntos de control sanitario para COVID-19 en algunas de las zonas más afectadas y la elaboración de un plan general de respuesta humanitaria dirigido por Naciones Unidas.

Después del paso de 'Goni', Filipinas no consigue un respiro, ya que la tormenta tropical 'Siony' acaba de tocar tierra en la isla Batanes, en el norte del país, un fenómeno natural que se prevé mantenga su fuerza actual o se intensifique hasta alcanzar los 100 kilómetros por hora este sábado.

'Siony' está clasificada como una tormenta "severa" y ha puesto partes del país en alerta, con advertencias de fuertes vientos, lluvias moderadas a fuertes y marejadas de mínima a moderada.

Contador