Publicado 17/02/2021 10:24CET

La fiscal jefe del TPI dice que el juicio contra dos líderes 'antibalaka' es "un primer paso" para la justicia en RCA

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda
La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda - Manuel Elias/UN/dpa - Archivo

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, ha recalcado que el juicio abierto el martes contra dos antiguos líderes de las milicias 'antibalaka' acusados de crímenes de guerra y contra la humanidad en República Centroafricana (RCA) es "un primer paso" de cara a la rendición de cuentas.

"Este juicio es un primer paso. Nuestro trabajo para hacer rendir cuentas a los responsables de atrocidades en RCA continúa", ha manifestado Bensouda, quien ha incidido en que "el trabajo de la Justicia es necesario para la paz y la reconstrucción" en el país. "La impunidad no puede ser una opción", ha agregado.

Asimismo, ha hecho hincapié en que las investigaciones en RCA "continúan" y en que se están "recabando pruebas" de cara a la posible apertura de nuevos casos contra otros sospechosos. "Actuamos juntos para garantizar que los responsables de estos graves crímenes rinden cuentas y que el sufrimiento de las víctimas es reconocido", ha zanjado.

Alfred Yékatom y Patrice-Edouard Ngaissona se declararon el martes no culpables tras la lectura de los cargos, en una vista celebrada tras su aplazamiento la semana pasada por "circunstancias inesperadas relacionadas con la COVID-19".

Está previsto que las vistas se retomen el 18 de febrero, cuando la Fiscalía del TPI presentará su primer mensaje, mientras que el 15 de marzo empezará a presentar las pruebas y a llamar a los testigos.

Yékatom y Ngaissona son los líderes de más alto rango de las milicias 'antibalaka' --mayoritariamente cristianas-- sometidos a juicio y los primeros que comparecen ante el TPI en el marco del conflicto que estalló en 2013, cuando las milicias mayoritariamente musulmanas de Séléka derrocaron al presidente François Bozizé, iniciando una brutal operación de represalia, muchas veces indiscriminada, por parte de los 'antibalaka'.

Yékatom, conocido como 'Rombhot', era un cabo en el Ejército regular centroafricano que se autoproclamó "coronel" tras asumir un puesto de liderazgo clave en los 'antibalaka'. Ngaissona, por su parte, se autoproclamó coordinador político de los 'antibalaka' antes de acabar desempeñando un alto cargo en la Confederación de Fútbol Africano.

El juicio ha arrancado después del traslado por parte de RCA, el pasado 24 de enero, del primer sospechoso rebelde Séléka ante el TPI: Mahamat Said Abdel Kani, acusado de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en la capital del país en 2013.