Publicado 24/06/2020 01:20CET

La Fiscalía de Bolivia investigará a los presidentes del Parlamento por demorar el ascenso de miembros de las FFAA

Bolivia.- La Fiscalía investigará a los presidentes del Parlamento por demorar e
Bolivia.- La Fiscalía investigará a los presidentes del Parlamento por demorar e - SENADO BOLIVIA - Archivo

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de La Paz ha admitido este martes una demanda contra la presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, por supuestamente demorar el ascenso de miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA) de la nación andina.

"Estamos iniciando la investigación. Hemos designado una comisión de fiscales para obtener documentación", ha informado el fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, según ha trasladado el diario local 'La Razón'.

La Unidad Jurídica del Ministerio de Defensa presentó la denuncia el pasado 12 de junio, concretamente por la presunta comisión de los delitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes. En este sentido, la Fiscalía citará al ministro de Defensa, Luis Fernando López, a declarar en calidad de denunciante, mientras que el comandante en jefe de las FFAA, el general Carlos Orellana, lo hará como testigo o víctima.

A juicio del denunciante, la respuesta de Copa para ascender a generales de Brigada, División, contraalmirantes, almirantes y generales de fuerza fue "tardía e injustificada", ha informado el diario 'El Deber'.

Por su parte, Copa precisó la semana pasada que la documentación que faltaba para viabilizar los ascensos se remitió el 16 de junio, pero únicamente en formato fotocopia. Así, toda la información ha sido remitida a la Comisión de Seguridad del Estado, Fuerzas Armadas y Policía boliviana de la Cámara de Senadores para su análisis.

A finales de mayo, y vestidos con uniforme, los miembros del Alto Mando Militar se personaron en la Asamblea Legislativa para exigir a Copa que aprobara los ascensos en una semana o, de lo contrario, los darían por hecho mediante sus normas internas. No obstante, hasta el momento se desconoce si la cúpula militar ha cumplido su palabra.