Publicado 27/05/2020 20:51CET

La Fiscalía de Burkina Faso niega que doce personas muertas tras una operación antiterrorista fueran ejecutadas

Burkina Faso.- La Fiscalía niega que doce personas muertas tras una operación an
Burkina Faso.- La Fiscalía niega que doce personas muertas tras una operación an - MINISTERIO DE DEFENSA DE BURKINA FASO - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Burkina Faso ha afirmado este miércoles que las investigaciones en torno a la muerte de doce personas detenidas durante una operación antiterrorista en el este del país revelan que no fueron ejecutadas en sus celdas, ante las denuncias de las familias y organizaciones civiles del país por lo sucedido.

Las autoridades anunciaron el 13 de mayo que 25 personas fueron detenidas durante una operación en la aldea de Tanwalbougou "por sospechas de actos terroristas" y agregaron que "doce de ellos murieron durante la noche en las celdas en las que estaban detenidos".

En el marco de las investigaciones, la Fiscalía ha señalado este miércoles que las víctimas "no fueron ejecutadas a tiros", antes de agregar que otros presos que estaban en la celda han respaldado estas conclusiones, según ha informado el portal burkinés de noticias Burkina24.

"Los tres (reos) han mencionado de forma unánime que los muertos no fueron ejecutados", ha apuntado la Fiscalía, que ha agregado que "Los resultados de las investigaciones no permiten determinar las causas exactas de los fallecimientos o la necesidad de llevar a cabo investigaciones más a fondo".

Así, ha manifestado que las fotografías realizadas "no muestran trazas visibles" en los cuerpos, si bien ha resaltado que no pudo realizarse una autopsia debido al estado de descomposición de los cadáveres debido a que "la morgue no dispone de cámara de frío".

"Los médicos han constatado que los cuerpos estaban en estado de putrefacción y que, en esas condiciones, el examen no podría realizarse", ha remachado el fiscal ante el tribunal de Fada N'Gourma, Bokuy Judicael Kadéba, quien ha añadido que los cuerpos han sido entregados a las familias.

El suceso tuvo lugar días después de que Human Rights Watch (HRW) publicara un informe en el que denunciaba que las fuerzas de seguridad habrían ejecutado a 31 detenidos el pasado 9 de abril en la localidad de Djibo, situada en el norte del país, tras haberlos arrestado en el marco de una operación antiterrorista.

Burkina Faso, al igual que la vecina Malí, ha registrado un fuerte aumento de ataques yihadistas en los últimos años, obra tanto de la filial de Al Qaeda como de la de Estado Islámico en la región. Los abusos de las fuerzas de seguridad contra la población han ayudado a estos grupos en sus tareas de reclutamiento.

Dicha actividad ha contribuido también a incrementar la violencia intercomunitaria y ha hecho que florecieran grupos de autodefensa, a los que el Gobierno burkinés ha sumado en los últimos meses a voluntarios para que ayuden en la lucha antiterrorista. Más de 800.000 personas se han visto desplazadas en el país como resultado de todo ello.