Publicado 24/11/2020 14:16CET

Francia.- El Gobierno francés reconoce "hechos inaceptables" en el desalojo policial de un campamento en París

Campamento de migrantes en la plaza de La República de París
Campamento de migrantes en la plaza de La República de París - MICHAEL BUNEL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRES) -

El desalojo policial de un campamento de migrantes en el centro de París ha generado "hechos inaceptables", en palabras del ministro del Interior, Gérald Darmanin, que ha respondido a las críticas derivadas de la violencia solicitando la intervención de la Inspección General de la Policía Nacional (IGPN) de Francia.

Un grupo de varios cientos de migrantes había acampado en la plaza de La República, según organizaciones de ayuda para denunciar el desamparo en el que se encuentran tras haber sido desalojados la semana pasada de otro campamento erigido junto al Estadio de Francia, a las afueras de la capital.

La negativa de los acampados a abandonar la plaza, así como la intervención de activistas que exigían que se respetasen sus derechos, derivó en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad que dejó imágenes "impactantes", según el ministro del Interior. Además de abusos contra refugiados, también se han registrado ataques contra periodistas.

Darmanin ha explicado en Twitter que la Prefectura de la Policía, tras analizar lo ocurrido, ha propuesto la intervención de la IGPN, habida cuenta de "varios hechos inaceptables. El ministro espera conocer las conclusiones de esta investigación interna en el plazo de 48 horas y ha prometido hacerlas públicas.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha remitido una carta al ministro del Interior para expresarle su "firme condena" por las "intervenciones policiales especialmente brutales e impactantes contra refugiados". Asimismo, ha lamentado que en este "episodio inadmisible" no se haya tenido en cuenta el posterior albergue de las personas vulnerables.

La polémica precede a la votación que tendrá lugar en la Asamblea Nacional sobre la ley de "seguridad global", un controvertido proyecto impulsado por el Gobierno de Emmanuel Macron y que prohíbe la difusión perniciosa de imágenes en las que aparezcan miembros de las fuerzas de seguridad.