Publicado 05/05/2021 13:10CET

Francia.- HRW acusa a la Policía francesa de violar el Derecho Internacional con expulsiones de niños migrantes a Italia

Archivo - 03 June 2020, France, Menton: A construction vehicle drives to the French-Italian border. Italy and France continued to ease their restrictions during the Corona pandemic and opened their borders. Photo: Valery Hache/AFP/dpa
Archivo - 03 June 2020, France, Menton: A construction vehicle drives to the French-Italian border. Italy and France continued to ease their restrictions during the Corona pandemic and opened their borders. Photo: Valery Hache/AFP/dpa - Valery Hache/AFP/dpa - Archivo

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Francias estarían violando el Derecho galo y el internacional expulsando de forma sumaria a decenas de niños al mes hacia Italia, según la ONG Human Rights Watch, que ha entrevistado a varios de los afectados y que supuestamente dejaron claro ante las autoridades francesas que eran menores de edad.

La organización ha asegurado que tres de los niños devueltos declararon sus edades ante la Policía --en algunos casos con pruebas documentales--, pero los agentes galos manipularon los documentos para sugerir que eran adultos. Asif F., paquistaní de 17 años, afirma que los policías anotaron en su documento de denegación de entrada el año 2000 como fecha de nacimiento, pese a que él había declarado 2003.

HRW vio muchos de estos formularios, incluidos los de dos niños sudaneses que dijeron tener 17 y 16 años, pero cuyas edades quedaron registradas como 27 y 20 años, respectivamente.

Gran parte de las devoluciones se concentran en el paso entre Menton y Ventimiglia, donde las autoridades galas trasladas a los migrantes hasta el puente de Saint-Louis para indicarles que crucen a pie hasta el puesto fronterizo italiano. Según HRW, la Policía de Francia no informó a ninguno de los niños ni adultos entrevistados de que tenían derecho a solicitar asilo.

La directora de la ONG para Francia, Bénédicte Jeannerod, ha advertido de que "la Policía fronteriza francesa no tiene autoridad legal para decidir quién es y quién no es menor de 18 años" y ha llamado a no "hacer juicios precipitados basados en la apariencia o el capricho".

En lugar de dichos juicios, "la Policía fronteriza debería remitir a los jóvenes a las autoridades de protección de menores para que reciban atención adecuada", según Jeannerod, que ha alertado también de las condiciones "abusivas" en que quedan retenidos los migrantes en Menton. "Para los niños y las niñas, pueden ser traumatizantes", ha añadido.

CONDICIONES EN LA FRONTERA

Las personas detenidas por la noche, incluidos los niños, suelen esperar hasta el día siguiente en una de las tres unidades prefabricadas, cada una del tamaño de un contenedor de transporte, antes de ser devueltas a Italia. Tanto niños como adultos aseguran que a menudo pasan hambre y frío en estas celdas.

HRW ha asegurado que no hay margen para guardar distancia en estos enclaves, donde no se proporcionarían a los detenidos ni mascarillas ni ningún otro equipo de protección. Además, las personas entrevistadas han asegurado en algunos casos que la Policía no les devolvió todas sus pertenencias, incluidos teléfonos móviles e incluso dinero.

La ley francesa autoriza un procedimiento conocido como 'denegación de entrada' y que, con los controles fronterizos en vigor, permite devolver inmediatamente a las personas llegadas desde Italia. Francia restableció dichos controles tras los atentados de noviembre de 2015 en París.

Según los grupos que trabajan en el lado italiano, en Ventimiglia, las autoridades galas denegaron la entrada a entre 80 y 120 personas cada día entre julio y finales de octubre de 2020, tanto adultos como niños. Debido a las restricciones por la pandemia, la cifra se habría reducido en los meses posteriores a entre 50 y 70 al día, mientras que más reciEntemente los números varían y hay jornadas con más de cien expulsiones.