Publicado 28/11/2020 18:56CET

Francia.- La organización de la marcha de París recomienda el fin de la concentración por el aumento de los disturbios

Protestas contra la Ley de Seguridad Integral
Protestas contra la Ley de Seguridad Integral - NICOLAS BEAUMONT / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los organizadores de la llamada Marcha de las Libertades en París contra la llamada Ley de Seguridad Integral que limita la captación de imágenes de fuerzas de seguridad, ha pedido a los miles de asistentes congregados en la Plaza de la Bastilla que abandonen el lugar ante el incremento de la violencia en los enfrentamientos entre Policía y grupos declarados "antifascistas" que están provocando disturbios en las inmediaciones.

De hecho, en los últimos minutos la Policía ha comenzado a emplar cañones de agua contra los congregados, según informa el diario 'Le Figaro', sin que por el momento se tenga constancia de heridos o detenidos.

Dada la situación, "los organizadores han pedido la dispersión de los presentes, que ya pueden salir de la Plaza de la Bastilla", ha trasladado la Prefectura de la Policía de París a través de un comunicado publicado en sucuenta de Twitter.

Según el Ministerio del Interior, la manifestación parisina, la "Marcha de las libertades contra las leyes liberticidas" ha reunido a un total aproximado de 46.000 manifestantes, a los que habría que añadir otros miles de personas que han participado en marchas similares en ciudades como Lille, Montpellier o Burdeos, en plena tensión social por la agresión policial al productor de música Michel Zecler, de raza negra.

Los enfrentamientos han comenzado hace unas horas, con el intercambio de objetos arrojadizos y gases lacrimógenos entre manifestantes y Policía. El incidente más grave ha ocurrido en la propia plaza, donde grupos de encapuchados han prendido fuego a una sucursal del Banco de Francia. También ha resultado incendiado un quiosco.

La tensión también ha aumentado en Lyon, donde la Policía también ha utilizado cañones de agua para dispersar a los manifestantes.

La agresión a Zecler ha reavivado el debate sobre las prácticas de las fuerzas de seguridad y el presidente francés, Emmanuel Macron, ya había reconocido estar "impactado" por las imágenes, captadas por una cámara de seguridad a la entrada de un estudio de grabación en París.

Las imágenes fueron divulgadas el jueves por el portal Loopsider, que ha informado de que el hombre agredido se topó con la patrulla policial cuando se encontraba a las afueras del estudio sin mascarilla. Los agentes fueron a su encuentro, lo que derivó en una paliza en la que, según Zecler, se profirieron insultos racistas.

Los hechos tuvieron lugar el sábado y derivaron inicialmente en el arresto del productor, pero la difusión de las imágenes dio la vuelta al discurso y supuso no solo la liberación de Zecler y la retirada de los cargos, sino la suspensión de los agentes implicados, criticados públicamente por el ministro del Interior, Gérard Darmanin.

La polémica ha llegado al Elíseo y Macron ha hablado durante 15 minutos con Darmanin. Según fuentes cercanas al mandatario citadas por la cadena BFMTV, el presidente está "muy impactado" por las imágenes, que han visto la luz apenas unos días después del violento desalojo de un campamento de migrantes en la plaza de La República de París.

La Policía ha abierto investigaciones internas en ambos casos, a la espera también del frente judicial que pueda iniciarse por los presuntos abusos. La Fiscalía ha citado este viernes a cuatro agentes para interrogarlos por los golpes sobre Zecler.