Las fuerzas del Gobierno de Maduro mantienen la "toma militar" del Parlamento por segundo día consecutivo

Venezuela.- Las fuerzas del Gobierno de Maduro mantienen la "toma militar" del Parlamento por segundo día consecutivo
REUTERS / STRINGER .
Publicado 15/05/2019 17:29:14CET

   La Asamblea Nacional decide sesionar 'online' a través de las redes sociales

   MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

   Las fuerzas del Gobierno de Nicolás Maduro han mantenido la "toma militar" que iniciaron el martes de la Asamblea Nacional, amenazando con detener a los periodistas que burlen el control de seguridad, según ha denunciado este miércoles la oposición venezolana.

   La propia Asamblea Nacional ha informado en Twitter de que "nuevamente el régimen usurpador niega el acceso de la prensa al Palacio Federal Legislativo". "Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) amenazan a los periodistas con ser detenidos si intentan ingresar a la sede del Parlamento", ha señalado.

   El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) ha denunciado en la misma red social que la GNB ha amenazado a los informadores con "ponerles los ganchos" (las esposas) y ha dado órdenes a las agentes para que actúen contra las reporteras. "Atención Ministerio Público, está práctica es delito", ha dicho a la Fiscalía.

   Agentes de la GNB, de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) irrumpieron a primera hora del martes en la Asamblea Nacional en busca de supuestos explosivos y se apoderaron de las instalaciones parlamentarias impidiendo el acceso a diputados, trabajadores y periodistas.

   Las fuerzas 'chavistas' no informaron sobre la supuesta presencia de artefactos explosivos y se mantuvieron dentro de la Asamblea Nacional, lo que obligó a suspender la sesión del martes, que quedó aplazada al miércoles. Debía haber comenzado a las 10.00 (16.00 hora peninsular española).

   La sede legislativa denunció el martes que había sido víctima de una "toma militar" que se ha prolongado otro día. Pese a ello, el autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, ha asegurado que "hoy vamos a sesionar".

   El Parlamento ha explicado que la sesión, que tiene como orden del día "la destrucción del poder adquisitivo del venezolano", las acciones judiciales contra diputados y la reincorporación de Venezuela a la Convención Americana de Derechos Humanos, "se transmitirá en vivo por Facebook, Instagram y Twitter".

   "En su temor porque no se escuche en Venezuela y en el mundo la voz de la única institución legítima de nuestro país, el régimen, a través de las fuerzas de seguridad, les niega el acceso al Palacio Federal Legislativo a los trabajadores de la prensa. Nuestro respaldo a todos los periodistas", ha dicho Guaidó vía Twitter.

"GOLPE AL PARLAMENTO"

   La semana pasada, agentes de la Guardia Nacional Bolivariana ya se desplegaron en los alrededores del Parlamento e impidieron el acceso a la prensa nacional e internacional y a los trabajadores de la sede legislativa que no tuvieran la acreditación pertinente.

   Estos movimientos se producen en medio de lo que Guaidó ha tildado de "golpe al Parlamento" por la detención de su vicepresidente, Edgar Zambrano, y las acciones judiciales contra catorce diputados, que han llevado a cuatro a refugiarse en embajadas extranjeras y a un quinto a huir a Colombia.

   La crisis política empeoró el 10 de enero, cuando Nicolás Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

   En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres". Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos, incluido Colombia, y numerosos europeos, entre ellos España, le han reconocido.

   La situación se ha agravado a raíz del 30 de abril, cuando Guaidó y un liberado Leopoldo López capitanearon un alzamiento militar que, de acuerdo con la versión de Estados Unidos, se vio frustrado a causa de la intervención de Rusia y Cuba.

Contador

Para leer más