Funcionarios kirchneristas se enfrentan a más de 2.000 denuncias por corrupción

Publicado 04/01/2016 18:06:46CET
Argentina's President Fernandez de Kirchner talks to Economy Minister Kicillof d
MARCOS BRINDICCI / REUTERS

   BUENOS AIRES, 4 Ene. (Notimérica) -

   Desde 2003 hasta la fecha, exfuncionarios afines al gobierno de Kirchner, entre ellos la expresidenta Cristina Fernández y el ya fallecido expresidente Néstor Kirchner, fueron objeto de más de 2.000 denuncias por corrupción solamente en la Capital Federal.

   Un informe de la Cámara Federal Porteña publicado por el diario argentino 'Clarín' muestra una lista en la que los principales exfuncionarios kirchneristas --que estuvieron ligados al Gobierno argentino desde 2003 hasta 2015-- han sido denunciados en 2.160 ocasiones, solo en la ciudad de Buenos Aires.

   La exmandataria Cristina Fernández de Kirchner encabeza dicha lista, con 419 denuncias por corrupción. Sin embargo, Fernández de Kirchner no está procesada en ninguna causa hasta el momento.

   Entre las denuncias a la expresidenta destaca el caso Hotesur, que investiga un presunto lavado de dinero en los emprendimientos hoteleros de la familia de Fernández de Kirchner; y el pacto con Irán, donde está señalada por presunta autoría y complicidad del encubrimiento agravado de los sospechosos iraníes en el atentado a la AMIA.

   Además de Cristina Fernández, la lista de denuncias por corrupción está formada por Néstor Kirchner con 193; el exvicepresidente Amado Boudou, 117; el exministro de Planificación Julio De Vido, 117; el exjefe de Gabinete Aníbal Fernández, 108 y el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime; el exsecretario de Comercio Guillermo Moreno; la exministra de Defensa y Seguridad Nilda Garré, con 67 denuncias; el exjefe de Gabinete Jorge Capitanich, denunciado en 61 ocasiones y el exvicepresidente Daniel Scioli con 51 denuncia. Otros 27 exministros y exsecretarios de Estado están incluidos en el informe, aunque tienen menos de 10 causas.

   En el informe entregado al rotativo se muestran las 2.160 denuncias, señalando que no se conoce en cuantas de ellas los exfuncionarios fueron procesados, sobreseídos, o se les dictó falta de mérito.

   A su vez, el Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (CIPCE), en colaboración con la Universidad de Buenos Aires (UBA), registró 750 casos de corrupción entre 1980 y 2007. De estas denuncias, la mayoría ya han sido cerradas por prescripción.

   Portavoces de la Corte señalaron que se está estudiando la creación de una base de datos de causas por corrupción. Sin embargo, la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, dijo a 'Clarín' que "lamentablemente este organismo ha sido prácticamente desmantelado y no tiene estadísticas sobre causas por la represión ilegal".

   Alonso, que fue nombrada por el presidente argentino, Mauricio Macri, es una de las funcionarias que entra dentro del plan del mandatario de luchar contra la corrupción del kirchnerismo, donde señaló en su campaña y en su ascenso al poder que se mostraría implacable incluso con los funcionarios de su gobierno.

   Macri debió soportar desde el inicio de su carrera política la carga de su apellido, ya que su padre es cuestionado por haberse enriquecido hace décadas con negocios poco transparentes que su grupo Socma hizo con el Estado.

   A partir de 2003, Argentina comenzó a estar presente en el índice de percepción de corrupción que elabora la ONG global Transparencia Internacional. En el informe de 2014, Argentina se situaba en la posición 107 de un total de 175 países encuestados, donde las últimas posiciones pertenecen a los países con mayor nivel de corrupción.

   Por último, a pesar de todas las denuncias, los únicos condenados han sido el expresidente Carlos Menem, condenado a cuatro años y seis meses de prisión por el pago de sobresueldos a altos cargos de su Gobierno; la exsecretaria de Medio Ambiente María Julia Alsogaray; el ex titular del PAMI Carlos Alderete; el expresidente de la Casa de la Moneda Armando Gostanián; el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime y la exministra de Economía Felisa Micheli.