Publicado 23/09/2020 13:07CET

Gambia.- El Parlamento de Gambia rechaza el proyecto de nueva Constitución para el país

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea Nacional de Gambia rechazó este martes el proyecto de ley para aprobar la nueva Constitución para el país tras varios días de intensos debates y pese al llamamiento de los principales aliados occidentales, entre ellos la UE y Estados Unidos, a que el nuevo texto fuera aprobado.

Según informan los medios locales, 32 diputados votaron a favor y 23 en contra, lejos de los 42 votos necesarios para que el texto saliera adelante y pudiera someterse a referéndum.

"Anuncio que la ley de promulgación de la Constitución de Gambia 2020 ha fracasado y no pasará a la siguiente fase del proceso", anunció la presidenta de la Cámara, Mariam Jack Denton, al término de la votación, subrayando que no se habían reunido las tres cuartas partes de los votos necesarios.

Por su parte, el ministro de Justicia, Dawda Jallow, ha señalado que, según su "interpretación" de la Constitución de 1997 en vigor, "una respuesta negativa en esta fase acaba con la ley ahora mismo". El rechazo en la Asamblea abre ahora un periodo de incertidumbre para el país, sin que esté por ahora claro los pasos a seguir en adelante.

La Unión Europea, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania habían instado el lunes a los parlamentarios a aprobar la ley y someter la Constitución a referéndum, advirtiendo de que "para consolidar los logros democráticos de los últimos años que tanto costó ganar, es vital para la credibilidad de la actual transición a un gobierno verdaderamente democrático y que rinde cuentas que se dé a los propios gambianos la oportunidad de votar en un referéndum sobre la nueva constitución".

"Negarles esa oportunidad es negar uno de los objetivos más demandados de las elecciones de 2016 y corre el riesgo de señalar el abandono por parte de este Gobierno de transición de uno de sus más significativos compromisos con el electorado gambiano", previnieron.

Los socios occidentales se referían así al histórico traspaso de poderes registrado en Gambia en 2017, a raíz de las elecciones presidenciales de diciembre de 2016 en las que Adama Barrow, como candidato único de la oposición, se impuso a Yahya Jamé, quien tras conceder inicialmente su derrota se negó a dejar el cargo aunque terminó cediendo a la presión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Barrow, quien presuntamente se comprometió a solo ocupar el cargo durante tres años y llevar al país a la celebración de nuevas elecciones, no ha cumplido con ese compromiso y ahora sus partidarios se han convertido en el principal escollo para que la nueva Constitución salga adelante.

El texto incluye un límite de dos mandatos presidenciales pero tendría carácter retroactivo, lo que dejaría a Barrow con la posibilidad de optar solo a un mandato más, algo que sus partidarios rechazan, lo que habría llevado a algunos de ellos a votar en contra. Entre sus principales defensores estaba el Partido Democrático Unido (UDP), principal fuerza en la Asamblea y del que anteriormente formó parte Barrow.