Publicado 29/06/2021 15:01CET

Gbagbo defiende desde Costa de Marfil que "no es un criminal" y dice que el proceso contra él en el TPI "no fue serio"

Archivo - El expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo.
Archivo - El expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo. - INTERNATIONAL CRIMINAL COURT - Archivo

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo ha recalcado tras su regreso al país africano que "no es un criminal" y ha dicho que el proceso contra él por crímenes de guerra en el Tribunal Penal Internacional (TPI) "no fue serio".

Gbagbo ha resaltado que el proceso, en el que fue finalmente absuelto, "buscaba apartar a un hombre problemático, un competidor problemático", según ha recogido la emisora Radio France Internationale. "Por eso me pusieron allí", ha argumentado.

"Pueden acusarme de todo, pero no soy un criminal", ha recalcado, antes de recordar que los jueces, a los que ha descrito como "los blancos", optaron por absolverle. "Incluso los blancos, que no nos conocen, que no conocen nuestras querellas, sabían que no soy un criminal", ha dicho.

El exmandatario ha bromeado incluso con el proceso y ha explicado que "en noviembre de 2018 se había prometido que había 135 testigos del lado de la acusación". "Fueron 82. El juez preguntó al fiscal si había más, y dijo que no. El resto no quiso ir", ha dicho.

Por otra parte, ha apostado por la unidad con el también opositor Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) y ha pedido "no lanzar anatemas unos contra otros". Sin embargo, ha defendido igualmente la existencia de diferencias y ha dicho que "hay democracia porque no todos estamos de acuerdo en todo".

Gbagbo llegó a Abiyán el 17 de junio, cerca de una década después de ser detenido y extraditado al TPI para ser juzgado por su responsabilidad en la guerra civil que estalló en 2010 después de que se negara a reconocer su derrota en las urnas frente al actual mandatario, Alassane Ouattara.

El regreso de Gbagbo al país fue posible después de que las autoridades marfileñas le devolvieran en diciembre su pasaporte tras la absolución por parte del TPI de los cargos por crímenes contra la Humanidad presentados contra él por su papel en la crisis postelectoral entre 2010 y 2011.