Publicado 12/10/2021 15:33CET

Gbagbo no busca concurrir a las elecciones de 2025 en Costa de Marfil con su nuevo partido, según su jefa de gabinete

Archivo - El expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo.
Archivo - El expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo. - INTERNATIONAL CRIMINAL COURT - Archivo

MADRID, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo, que este fin de semana formalizará la creación de su nuevo partido político, no busca volver a presentarse a las elecciones, según ha afirmado su jefa de gabinete, Habiba Touré, en medio de la escisión en el seno del Frente Popular Marfileño (FPI).

"El presidente Gbagbo no crea un nuevo partido para presentarse como candidato a las presidenciales de 2025, sino para reunir a todos los que se reconocen en él", ha dicho Touré en declaraciones en el programa Life Talk de la cadena Life TV, según han recogido los medios locales.

"No crea un nuevo movimiento para simplemente sentarse y proclamarse líder. Nada demuestra que será obligatoriamente el candidato de este partido en 2025, no es el objetivo por el que se crea este partido", ha remachado.

Gbagbo apostó en octubre por la creación de un nuevo partido político para evitar una batalla legal con Pascal Affi N'Guessan, actual líder del FPI, a raíz de su regreso al país africano tras ser absuelto de los cargos de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional (TPI).

"Cuando sales de casa por la mañana para ir a otra localidad y en el camino te encuentras una piedra, o la saltas o la rodeas. Propongo al comité central la siguiente solución: Rodeemos esta pequeña piedra. Creemos nuestro partido, cambiemos la denominación y dejemos a Affi con el sobre", señaló el expresidente.

En respuesta, Affi N'Guessan Por cargó contra Gbagbo y le acusó de adoptar "una decisión marcada esencialmente por el hambre de poder y la voluntad de revancha". Así, arguyó que "es un desafío a la fuerza de carácter, las convicciones ideológicas y la madurez política".

Gbagbo regresó al país en junio tras su absolución por parte del TPI de los cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad en relación con la guerra civil que estalló en 2010 después de que se negara a reconocer su derrota en las urnas frente al actual mandatario, Alassane Ouattara.

Contador