Publicado 31/10/2020 19:02CET

Georgia.- El partido del Gobierno y la oposición aseguran que han ganado las elecciones en Georgia

El primer ministro de Georgia, Giorgi Gajaria
El primer ministro de Georgia, Giorgi Gajaria - DANIL SHAMKIN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Tanto el partido Sueño Georgiano del primer ministro Giorgi Gajaria como el Movimiento Nacional Unido opositor han reclamado para sí mismos la victoria en las elecciones legislativas celebradas este sábado en el país del Cáucaso.

"¡Hemos ganado!", ha publicado Gajaria a través de Facebook en un mensaje en el que ha agradecido el apoyo de la ciudadanía en unas elecciones "libres, abiertas y democráticas". "Hemos demostrado al mundo entero que somos parte integral de la civilización europea y que merecemos un lugar en la gran familia europea", ha remachado.

"Aún no se han publicado los resultados oficiales, pero ya sabemos que hoy ha ganado la ciudadanía de Georgia, que quiere que el país avance hacia un futuro pacífico y europeo", ha subrayado.

Mientras, el líder del Movimiento Nacional Unido, el expresidente Mijail Saakashvili, ha dado por hecho la victoria de su formación y ha señalado que no es importante qué cargo ocupe en el futuro gobierno, sino que se logre un consenso para que gobierne la oposición.

Saakashvili ha destacado que éste es un día "histórico". "Incluso en unas condiciones en las que no se me ha permitido ir al país y hacer campaña, la oposición georgiana ha logrado la victoria con un margen convincente sobre Sueño Georgiano", ha indicado el exmandatario.

"El Movimiento Nacional ha ganado al menos el 33 por ciento (de votos) incluso en mi ausencia, pero creo que es mucho más porque hemos ganado en todas las grandes ciudades, Tiblisi, Kutaisi, Batumi o Rustavi (...). Es un gran triunfo para la oposición georgiana dadas las condiciones de acoso, intimidación y presiones", ha añadido.

Sueño Georgiano era el favorito para estos comicios, aunque las encuestas apuntaban a que podría necesitar apoyos para seguir gobernando tras estas elecciones, condicionadas por el intento de cambio del sistema electoral.

Tras fracasar los planes de establecer un sistema electoral plenamente proporcional y después de que los georgianos se echaran a las calles en protesta, Sueño Georgiano y la oposición llegaron a un compromiso --gracias a la mediación internacional--, en virtud del cual solo habrá 30 escaños que irán al candidato más votado en determinados distritos, mientras que los 120 restantes se distribuirán por listas de partido.

Asimismo, se acordó que para poder obtener representación parlamentaria habrá que conseguir al menos el 1 por ciento de los votos, lo que a priori debería arrojar un Parlamento mucho más plural, evitando así que un único partido se haga con una mayoría contundente.

Por el momento, casi todos los partidos de oposición han descartado formar coalición con Sueño Georgiano, con la única excepción de Alianza de Patriotas (AP), un partido abiertamente prorruso, si bien la formación gobernante también ha mantenido una política de acercamiento a Moscú en sus ocho años en el poder.

De no conseguir el actual primer ministro, Giorgi Gajaria, los apoyos suficientes para formar gobierno, el testigo pasaría con toda probabilidad al Movimiento Nacional Unido. El partido ha recuperado para estas elecciones a Saakashvili como cabeza de lista. El antiguo presidente, una figura que desata odios y pasiones por igual en el país, lideró la 'Revolución de las Rosas' de 2003 y estuvo al frente del país hasta 2013.

Tras ello, abandonó Georgia y fue condenado a nueve años de cárcel en ausencia, entre otras cosas por abuso de poder y por ocultar pruebas en relación con el asesinato de un banquero. En estos años, ha estado activo en la política de Ucrania, donde fue gobernador de la región de Odessa con Petro Poroshenko como presidente del país.

El partido de Saakashvili es partidario de una política de mayor confrontación con Rusia y sostiene que Moscú solo entiende el "lenguaje de la presión". De ahí el que, si gana, cabe esperar cambios en la política de Georgia hacia Rusia, que gracias a la 'normalización' de los últimos ocho años ha convertido al país en el segundo mayor socio comercial de Tiblisi.

Georgia Europea, tercera fuerza según los sondeos, ya ha dicho que no está dispuesta a formar coalición con el partido gobernante ni a respaldar a Saakashvili como primer ministro.