Publicado 28/09/2020 11:49CET

Ghana.- Los separatistas de Togolandia Occidental vuelven a escena en Ghana

Ghana.- Los separatistas de Togolandia Occidental vuelven a escena en Ghana
Ghana.- Los separatistas de Togolandia Occidental vuelven a escena en Ghana - 2008 GETTY IMAGES / RYAN PIERSE - Archivo

Las autoridades consiguieron controlar el viernes un ataque que se saldó con un muerto y 31 detenidos

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El legado colonial sigue dando quebraderos de cabeza en África. El turno en esta ocasión ha sido para Ghana, donde el viernes los separatistas de Togolandia Occidental atacaron comisarías e instalaron puestos de control para el acceso a la región de Volta en un nuevo intento por reclamar la independencia de esta región. Las autoridades ghanesas han dado por sofocada la acción, a apenas tres meses de las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Togolandia Occidental, que abarca esencialmente la franja de tierra entre el lago Volta y la frontera de Ghana con Togo, fue colonizado por Alemania en 1884 e incorporado a su colonia de Togolandia. Tras la derrota en la Primera Guerra Mundial, dicha colonia se dividió en dos protectorados, uno bajo Reino Unido y otro bajo Francia --como también ocurrió con Camerún--.

La parte occidental se integró en la colonia británica de Costa de Oro y en 1956 decidió en referéndum independizarse junto a este territorio, constituyendo en 1957 la actual Ghana, mientras que la parte francesa obtuvo la independencia de Francia en 1960 y constituye el actual Togo.

Los alrededor de cuatro millones de habitantes del territorio tienen en realidad más en común en términos de lengua y cultura con sus vecinos de Togo y, como ocurre en otros puntos del continente, no se sienten adecuadamente representados por las autoridades en Accra.

En 2017 ya hubo un intento fallido de declarar la independencia de Togolandia Occidental, al que siguió otro más el pasado mes de marzo, cuando llegó incluso a izarse la bandera independentista y fueron detenidos decenas de miembros del grupo detrás de los esfuerzos secesionistas: Fundación del Grupo para el Estudio de la Patria (HSGF, por sus siglas en inglés).

ATAQUE FALLIDO

El pasado viernes, separatistas armados instalaron controles para bloquear los principales accesos a la región de Volta y asaltaron dos comisarías en Aveyime y Mepe, tras haber atacado previamente una armería y haberse apoderado de 10 fusiles de asalto AK47. Los atacantes saquearon las comisarías, liberaron a los detenidos y agredieron a varios agentes.

Horas antes, el Frente para la Restauración de Togolandia Occidental (WTRF) publicó en redes sociales fotos de la ceremonia de graduación de unos 500 hombres tras haber recibido entrenamiento en lugares secretos. Según la prensa ghanesa, se trata de un grupo nuevo que no está relacionado con el HSGF.

El presidente del WTRF, Togbe Yesu Kwabla Edudzi I, aseguró en un comunicado que los esfuerzos para la consolidación del nuevo Estado, que comenzaron el 1 de septiembre, se estaban poniendo en práctica y que los controles de carretera buscaban "reivindicar su soberanía sobre todo el sector sur, según Deutsche Welle.

Asimismo, el movimiento también dijo que quería forzar al Gobierno de Ghana a que se sume a las negociaciones facilitadas por la ONU para declarar a Togolandia Occidental como estado independiente.

Sin embargo, la movilización fue rápidamente aplastada. Las Fuerzas Armadas y la Policía detuvieron a 31 separatistas, quienes han sido trasladados a Accra y están bajo custodia de la Oficina Nacional de Investigación (BNI) y el Departamento de Investigación Criminal (CID). Además, una persona murió y varias más resultaron heridas en el enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los separatistas.

CAMPAÑA CONTRA LOS SEPARATISTAS

En rueda de prensa el domingo, el ministro de Información, Kojo Oppong Nkrumah, aseguró que el Gobierno y las fuerzas de seguridad han identificado las fuentes de financiación y los actores clave detrás de los separatistas, señalando a la Fundación del Grupo para el Estudio de la Patria, por lo que se han adoptado medidas contundentes y se prevé publicar en los próximos días una lista.

Por otra parte, el ministro salió al paso de las especulaciones que apuntan a que el Gobierno estaría detrás de lo ocurrido con vistas a reforzar la seguridad en la región de Volta de cara a las elecciones del 7 de diciembre con el fin de intimidar a los votantes del opositor Congreso Nacional Democrático (NDC), que tienen en esta parte del país su tradicional bastión. "Se trata de un simple acto criminal", reivindicó.

Asimismo, salió en defensa tanto de la actuación de las fuerzas de seguridad como de los servicios de Inteligencia. "No hubo ningún fallo de Inteligencia", aseguró Oppong Nkrumah, precisando que la información que se tenía era que los separatistas iban a "hacer saltar por los aires y quemar todo el mercado y atacar instalaciones sensibles como la presa de Akosombo y el puente Adomi".

Por ello, "la primera respuesta fue asegurar estas instalaciones y, según el análisis de las agencias de seguridad, al hacer esto con éxito estas personas no tuvieron otra opción que instalar los controles de carretera", explicó. "Las agencias de Inteligencia hicieron un buen trabajo", reivindicó, según informan los medios locales.

No obstante, el ataque, aunque fallido, ha puesto de manifiesto que los separatistas habrían entrado en una nueva fase. Eso al menos considera el profesor Kwesi Aning, del Kofi Annan International Peacekeeping Training Centre (KAIPTC). En declaraciones al medio Myjoyonline, ha resaltado "el alcance geográfico de la acción, el tiempo que les llevó bloquear las carreteras" así como el éxito en su ataque a las dos comisarías y a la armería. Todo ello pone de manifiesto "una planificación cuidada, una ejecución magistral y una clara señal para el Estado", según este experto en seguridad.

Contador