Publicado 03/07/2021 08:50CET

El Gobierno afgano investiga las recientes retiradas de sus fuerzas de localidades conquistadas por los talibán

Archivo - Control de la Policía en Afganistán
Archivo - Control de la Policía en Afganistán - ROHULLAH / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio del Interior afgano ha comenzado una investigación de las recientes retiradas de las fuerzas de seguridad afganas de decenas de localidades que han acabado cayendo en manos de los talibán como consecuencia de la gran ofensiva insurgente que les ha llevado a conquistar más de un centenar de estas zonas en las últimas semanas.

Esta ofensiva ha despertado fuertes críticas contra el Gobierno afgano y su capacidad para mantener la estabilidad en el país cuando se retiren por completo las fuerzas internacionales. Localidades como Shireen Tagab, Pashtun Kot o Qaisar, en la provincia de Faryab, o Qarabagh y Muqur, en la provincia de Ghazni, están ahora en manos de los talibán sin que los efectivos de seguridad opusieran resistencia alguna.

"Se especula que las fuerzas de seguridad recibieron orden de no combatir, pero no sabemos de dónde pudo partir este mensaje", ha explicado a Tolo News el diputado Khan Agha Rezaee.

El ministro del Interior en funciones, el general Abdul Sattar Mirzakwal, ha confirmado la apertura de una investigación que también involucra al Ministerio de Defensa, cuyas autoridades han esgrimido que la falta de equipo y el retraso en la entrega de asistencia de emergencia a las fuerzas de seguridad son algunos de los factores que han llevado al problema.

"Evacuamos algunas áreas para evitar víctimas entre civiles y personal militar, y para evitar daños en áreas residenciales y retrasar la entrega puntual de suministros a nuestro personal", ha explicado el portavoz de la cartera, Rohulá Ahmadzai.

Esta investigación tiene lugar conforme Estados Unidos sigue desvinculándose de sus operaciones militares en Afganistán. Este viernes, las tropas norteamericanas terminaron su retirada de la base aérea de Bagram, la mayor en el país, tras cerca de 20 años en las instalaciones.

La base, situada unos 70 kilómetros al norte de la capital afgana, Kabul, ha sido el principal centro de operaciones de Estados Unidos en el país centroasiático. Estados Unidos tiene previsto concluir su retirada el 11 de septiembre, 20 años después de los ataques del 11-S, y dejar un pequeño contingente de auxilio al personal diplomático en el país, que podría rondar los 650 efectivos.