Publicado 17/04/2020 23:27:24 +02:00CET

El Gobierno de Áñez acusa a Morales y grupos del MAS de estar detrás de las agresiones a policías en Cochabamba

El ex presidente de Bolivia Evo Morales
El ex presidente de Bolivia Evo Morales - GETTY IMAGES / GABRIEL MARQUEZ - Archivo

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ha acusado este viernes al expresidente Evo Morales y grupos de su Movimiento al Socialismo (MAS) de estar detrás de las agresiones sufridas por agentes de Policía en Shinahota, en el departamento de Cochabamba.

En una rueda de prensa conjunta, los ministros de Gobierno y Defensa, Arturo Murillo y Fernando López, respectivamente, han asegurado que se emprenderán acciones legales contra aquellos que promuevan la violencia y violen las medidas de cuarentena que rigen para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus.

Así, han rechazado la humillación a la que han sido sometidos los agentes de Policía cuando los residentes de Villa Tunari, Shinaota y Chimoré los agredieron y expulsaron de la zona.

"Las Fuerzas Armadas (son) solidarias con la Policía Nacional, repudiamos y rechazamos estos actos de violencia, (pero) alineados con el trabajo que se ha ido desarrollando seguiremos cuidando la vida de todos los bolivianos", ha manifestado López, según informaciones de la agencia de noticias ABI.

Estos "delincuentes han arriesgado a su población (generando aglomeración de personas), han querido flagelar a policías y esto obviamente no vamos a permitir. El Comando de la Policía se está querellando y ordené también que el Ministerio de Gobierno haga las denuncias penales correspondientes", ha aseverado.

El incidente tuvo lugar después de que el dirigente de la Federación Sindical de Trabajadores Campesinos, Omar Claros, diera 24 horas a la Policía para que abandone la zona.

Murillo ha manifestado que no tiene "ninguna duda" de que el expresidente Morales está detrás de este hecho porque "es un hombre que se alimenta con la muerte y con la violencia".

Sin embargo, tanto López como Murillo han afirmado que no entrarán en el juego de los dirigentes de la región, a los que han acusado de querer reactivar hechos de violencia para luego victimizarse.

Las autoridades han alertado, especialmente, sobre el hecho de que los residentes violaron la cuarentena y se reunieron sin ninguna medida de protección sanitaria a pesar de la pandemia.

El regreso de los agentes a la zona se ha producido cinco meses después de que se registraran choques entre las partes tras las elecciones de octubre de 2019, a raíz de las cuales se produjo una crisis política en el país.

El coronavirus ha dejado por el momento cerca de una treintena de muertos y 465 casos confirmados en Bolivia.