El Gobierno argentino espera cerrar el acuerdo entre Mercosur y la UE en la cumbre del G-20

El ministro argentino Dante Sica en Desayuno de Foro América
Eduardo Parra - Europa Press
Publicado 22/10/2018 12:21:55CET

   El ministro de Producción de Argentina confía en Bolsonaro para dar a Brasil "la estabilidad que estaba necesitando"

   MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS TELEVISIÓN) -

   El ministro de Producción y Trabajo argentino, Dante Sica, ha defendido que la voluntad de su Gobierno sigue siendo la de cerrar el acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur --Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay-- "lo antes posible" y confía en que el pacto definitivo llegue coincidiendo con la próxima cumbre del G-20.

   Buenos Aires acogerá entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre la primera cumbre del G-20 en Sudamérica. De cara a esa fecha, Sica ha subrayado que las partes negociadoras están "en condiciones de cerrar el acuerdo", por lo que ha instado a aprovechar "la ventana de oportunidad".

   La UE y Mercosur relanzaron en mayo de 2016 sus conversaciones comerciales, que comenzaron en el año 2000 pero que permanecieron bloqueadas desde 2004 hasta 2010. El comercio de automóviles, productos lácteos o la contratación pública han sido solo algunos de los obstáculos que han ralentizado el diálogo.

   Sica, que ha acudido al Foro América de Europa Press, ha explicado este lunes que precisamente uno de los grandes ejes del Ejecutivo de Mauricio Macri pasa por hacer de Argentina "una economía más abierta al mundo", después de unos años en los que el país ha estado bajo "un total aislamiento".

   En este sentido, el ministro ha lamentado que los acuerdos y tratados comerciales suscritos hasta ahora por Argentina cubren menos del 9 por ciento del PIB mundial. El país quiere abrirse como "sello de calidad institucional", si bien Sica ha advertido de que es necesario remontar desde "un país casi quebrado".

   El responsable de Producción argentino ha puesto en cuestión las políticas adoptadas por los últimos gobiernos kirchneristas, cuando el país "gastaba muy por encima de sus posibilidades" y generaba "grandes desequilibrios". Ahora, ha añadido Sica, es momento de romper "el ciclo de bajo crecimiento y baja productividad".

   Este "día de la marmota" en términos económicos, como lo ha descrito el ministro, ha generado crisis cíclicas, la última de las cuales ha sacudido este año Argentina. El peso se ha depreciado más del 50 por ciento desde principios de 2018 y el Gobierno ha recurrido al FMI --y a una ayuda de 57.000 millones de dólares-- para capear el temporal.

   Sica ha asegurado que el acuerdo con el FMI es únicamente "preventivo", para "borrar las incertidumbres" y aplazar hasta finales de 2020 la búsqueda de financiación a precios de mercado. En este sentido, ha recalcado que el Gobierno ha pasado la peor parte "sin modificar el programa económico", toda vez que los "parches" adoptados en otras ocasiones no habrían hecho sino alejar el horizonte del equilibrio macroeconómico.

MÁS REFORMAS Y MENOS BUROCRACIA

   Este horizonte, que pasa por lograr el equilibrio fiscal en 2020, tiene como herramientas los Presupuestos que el Congreso y avanzar en una senda reformista que incluye también cambios en materia laboral. Sica ha admitido que el peso de la oposición complica las negociaciones --"no es la reforma que queremos, es la reforma posible"-- pero espera mantener la misma línea.

   Para promover la actividad empresarial, el Ejecutivo aspira a avanzar hacia la "desburocratización", de tal forma que se cambie la relación con los empresarios: "No tienen que servir al Estado, el Estado está para servirles a ellos". Sica ha aprovechado el acto para presumir de las oportunidades de inversión y ha animado a las empresas españolas a aprovechar a Argentina como "puerta de entrada a Mercosur".

   Actualmente, más de 350 empresas españolas tienen presencia en Argentina y más de medio millar invierten desde España. Las exportaciones hacia el país sudamericano superaron en 2017 los 1.200 millones de euros, mientras que las compras desde España se acercaron a los 1.600 millones de euros.

   Sica ha incidido en que la crisis económica actual es "completamente distinta" a la que Argentina vivió en el periodo 2000-2001, cuando se produjo el 'corralito' bancario. El "desorden institucional" y la precaria situación social --había "hambre en la calle"-- están "lejos de repetirse", según el ministro de Producción y Trabajo.

SITUACIÓN REGIONAL

   Sica ha atribuido el actual escenario económico argentino a "shocks" internos como los datos económicos, la sequía e incluso a escándalos de corrupción como el denominado 'caso de los cuadernos', en el que se examina una supuesta trama entre autoridades kirchneristas y empresarios, pero también a aspectos exógenos como la "guerra comercial" lanzada por Estados Unidos o las crisis políticas en la región.

   En el caso de Brasil, Sica ha recordado que por cada punto que crece el PIB del gigante sudamericano, el de Argentina sube un 0,25 por ciento, por lo que ha considerado que la estabilidad del país vecino es clave. El último proceso electoral ha sido, en palabras de Sica, "limpio y transparente", y ha supuesto una "derrota importante" de formaciones tradicionales como el Partido de los Trabajadores (PT).

   El ministro argentino ha destacado la irrupción del ultraderechista Jair Bolsonaro y ha apuntado que, con él, podría llevar "la estabilidad que Brasil estaba necesitando". Su hipotética victoria "va a permitir que la economía se recupere más rápidamente", ha apostillado.

   Por otra parte, Sica ha aludido a la situación de Venezuela, un país donde no existe "solo un problema político". Así, ha subrayado también la necesidad de analizar el aspecto social y ha llamado a "redoblar esfuerzos" a nivel regional e internacional para "lograr una salida lo antes posible".

MACRI, CANDIDATO

   Argentina encara ya el último año antes de las próximas elecciones legislativas y presidenciales, en las cuales el actual mandatario, Mauricio Macri, figurará previsiblemente de nuevo como candidato. "No cabe ninguna duda de que el próximo presidente argentino va a ser Mauricio Macri", ha resaltado Sica en el Foro América.

   El ministro ha aclarado que Macri ya ha "anunciado su voluntad" de repetir, a pesar de que ha admitido que es "difícil" hablar del tema en momentos de crisis, y ha apuntado que es "el político con mejor imagen" en un momento en que la oposición sufre una "atomización". "Seguimos representando el cambio" tras "ese pasado de corrupción", ha apostillado.

Contador