El Gobierno de Bolivia garantiza la seguridad a un dirigente opositor para que viaje a La Paz tras un intento fallido

Publicado 06/11/2019 18:42:07CET

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, ha indicado este miércoles que el Ejecutivo pondrá en marcha un dispositivo de seguridad para permitir al líder del Comité Cívico de Santa Cruz, Fernando Camacho, que viaje a La Paz y entregue al presidente, Evo Morales, una carta exigiendo su dimisión, tras el fallido intento del día anterior.

"Si el señor Camacho quiere llegar a La Paz pues, obviamente, nosotros vamos a tener un dispositivo de seguridad para evitar cualquier tipo de problemas. Si él quiere dejar una carta, como ha anunciado, pues se coordinará con sus voceros (representantes) para facilitar esa tarea", ha dicho Romero en declaraciones a la prensa.

El portavoz gubernamental ha pedido a Camacho y sus acompañantes que no haya "provocaciones". "Yo puedo garantizar la seguridad del desplazamiento y su objetivo de dejar una carta, pero de las otras acciones ya no me puedo hacer responsable, ya serán temas que responderán a la responsabilidad de cada uno", ha apuntado.

Romero ha hecho un llamamiento similar a los simpatizantes del Gobierno, instándoles a no caer en estas "provocaciones", según informa la agencia de noticias oficial ABI.

Camacho viajó el martes a La Paz pero manifestantes oficialistas le cercaron en el Aeropuerto Internacional de El Alto, por lo que fue enviado de regreso a Santa Cruz, desde donde anunció que lo intentaría de nuevo este miércoles y cuantas veces sea necesario.

El dirigente opositor acusó al Ejecutivo de convocar a sus seguidores para que le impidieran salir de la terminal aérea y denunció que la Policía le había devuelto a Santa Cruz con "mentiras".

CRISIS ELECTORAL

Las protestas en Bolivia estallaron la misma noche de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre por la suspensión repentina de la transmisión de los resultados oficiales justo cuando obligaban a una segunda vuelta entre Morales y el candidato opositor Carlos Mesa.

Cuando se retomó, casi 24 horas después, concedían la victoria en primera vuelta a Morales, por lo que Mesa ha denunciado un "fraude gigantesco". Ambos llamaron a la movilización de los suyos, lo que ha derivado en disturbios. Al menos dos personas han muerto y más de 190 han sido detenidas en estas dos semanas.

En este contexto, Morales ha accedido a que la OEA, apoyada por países como España, México o Perú, realice una auditoría electoral de carácter vinculante. Mesa, en cambio, no la acepta porque dice que es fruto de un acuerdo unilateral entre el Gobierno y el bloque hemisférico sin tener en cuenta a la oposición.

Para leer más