Publicado 13/05/2020 22:38:12 +02:00CET

El Gobierno de Burundi acusa al opositor CNL de la violencia electoral y recalca que "el caos de 2015 no se repetirá"

Burundi.- El Gobierno acusa al opositor CNL de la violencia electoral y recalca
Burundi.- El Gobierno acusa al opositor CNL de la violencia electoral y recalca - PRESIDENCIA DE BURUNDI - Archivo

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Burundi ha acusado nuevamente a seguidores del partido opositor Congreso Nacional para la Libertad (CNL) de perpetrar ataques de cara a las elecciones presidenciales y parlamentarias del 20 de mayo y ha recalcado que "el caos de 2015 se repetirá".

La crisis de 2015 estalló después de que el actual presidente, Pierre Nkurunziza, decidiera presentarse a un tercer mandato, algo que, según la oposición, violaba el acuerdo de paz alcanzado para poner fin a la guerra civil en 2005.

El presidente logró revalidar su cargo en las urnas tras un fallido golpe de Estado, desatando con ello una ola de violencia con epicentro en la antigua capital, Buyumbura, que se cobró al menos 450 vidas, según varias ONG.

La violencia ha sufrido un repunte en las semanas previas a los comicios de la semana que viene, lo que llevó al fiscal general, Sylvestre Nywandwi, a comparecer públicamente la semana pasada para pedir a los políticos que no inciten al odio.

El portavoz del Ministerio de Seguridad Pública, Pierre Nkurikiye, ha cargado nuevamente contra el CNL en rueda de prensa y ha apuntado que el 95 por ciento de los casos de violencia son responsabilidad de seguidores del partido que lidera Agathon Rwasa.

"El caos de 2015 no se repetirá. Los medios y el material para impedirlo están disponibles", ha dicho, antes de pedir a la Policía que actúe con firmeza ante el comportamiento "violento" antes de las elecciones, según ha informado el diario burundés 'Iwacu'.

Así, Nkurikiye ha indicado que un total de 30 militantes del gubernamental del gubernamental Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia-Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD) y cinco del CNL han resultado heridos, mientras que 95 sospechosos han sido detenidos.

Sin embargo, el portavoz del CNL, Térence Manirambona, ha rechazado las declaraciones del portavoz ministerial y ha denunciado una campaña de las autoridades contra el partido.

"El comportamiento de ciertos funcionarios y miembros de las fuerzas del orden demuestra la parcialidad en el tratamiento de los informes de nuestros militantes en este periodo electoral. Cada vez que son atacados, son arrestados en lugar de sus agresores", ha criticado.

El CNL ha denunciado una campaña de ataques y arrestos en las últimas semanas, en las que han muerto varios integrantes y seguidores del grupo, críticas respaldadas por Human Rights Watch (HRW), que señaló a finales de abril que las autoridades y miembros del CNDD-FDD han usado el miedo y la represión contra opositores, medios independientes y activistas.

En el epicentro de los enfrentamientos han estado los seguidores y las alas juveniles del CNDD-FDD y el CNL --los Imbonerakure y los Inyankamugayo--, muestra de las vivas tensiones entre las autoridades y el principal partido opositor.

El Gobierno burundés comunicó recientemente a la Comunidad Africana Oriental (EAC) que los observadores electorales que envíe tendrán que estar catorce días en cuarentena a causa del coronavirus, lo que podría bloquear de forma efectiva su llegada.

Las autoridades de Burundi habían declinado previamente que Naciones Unidas y organizaciones civiles enviaran observadores a las elecciones, después de las críticas internacionales a las celebradas en 2015.

Las autoridades han validado un total de siete candidatos, entre los que destacan el 'delfín' del presidente, Evariste Ndayishimiye, y Rwasa, líder de la milicia hutu Fuerzas de Liberación Nacional (NLF) durante la guerra civil en Burundi (1993-2005).

Contador