Actualizado 13/05/2013 09:20 CET

Gobierno y Central Obrera Boliviana dialogan sobre la reforma de las pensiones

Las delegaciones del Gobierno y la COB en la reanudación del diálogo.
Foto: ABI/EP

LA PAZ, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) han reanudado este domingo el diálogo sobre la reforma de las pensiones, después de que el sindicato accediera a levantar las "medidas de presión", tal y como exigía el Ejecutivo.

   El líder de la COB, Juan Carlos Trujillo, ha anunciado que, tras reunirse con sus bases, han decidido declarar en vigilia las movilizaciones, lo que implica que no habrá más bloqueos de carreteras ni manifestaciones hasta que concluya el diálogo, de acuerdo con el diario boliviano 'La Razón'.

   "Saludamos esta señal de madurez y responsabilidad para priorizar el diálogo por encima de las medidas de presión que perjudican el normal desenvolvimiento de las actividades de nuestros compatriotas en todo el país", ha dicho el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

   La mesa de negociaciones ha quedado instalada a las 23.00 horas del domingo (5.00 horas del lunes en España) en el Ministerio de Trabajo. La delegación gubernamental está formada por Romero y los ministros de Trabajo, Daniel Santalla, y Economía y Finanzas, Luis Arce. Por parte de la COB han acudido 32 representantes.

   A través de un comunicado enviado a la Agencia Boliviana de Información (ABI), el Gobierno ha sostenido que "está dispuesto a encontrar una pronta solución" al conflicto por la reforma de las pensiones.

   Además, ha subrayado que "el diálogo era imposible, si se mantenían las medidas de presión que afectan no sólo al Estado sino, también, a miles de familias bolivianas", de acuerdo con el medio de comunicación gubernamental.

   El diálogo comenzó el pasado jueves en la sede del Ministerio de Trabajo en La Paz, después de cuatro días de violentas movilizaciones en los que la COB se había negado a sentarse a la mesa de negociaciones con el Gobierno.

   No obstante, las conversaciones se rompieron apenas 24 horas después, cuando el Gobierno, a través de Arce, consideró que la propuesta de la COB es "absolutamente inalcanzable" porque "pone en riesgo la sostenibilidad del sistema de pensiones".

   Durante la huelga general, las autoridades bolivianas han detenido a unas 100 personas por "movilizaciones violentas" y se han incautado de cientos de kilogramos de material explosivo con los que, al parecer, los huelguistas pretendían radicalizar la protesta.

   Por su parte, los huelguistas han llegado a bloquear las carreteras de siete de los nueve departamentos que forman Bolivia, incluidas las fronteras con Chile y Argentina, lo que, según el Gobierno, ha provocado graves pérdidas económicas.

EL CONFLICTO

   El Gobierno de Evo Morales ha puesto en marcha una reforma de las pensiones por virtud de la cual los trabajadores jubilados cobrarán mensualmente una cantidad de dinero equivalente al cien por cien de los últimos salarios, desde el 70 por ciento actual.

   La COB exige que el Gobierno garantice pensiones mínimas de 8.000 bolivianos para los mineros que hayan trabajado al menos 35 años y de 5.000 bolivianos para los trabajadores de otros sectores productivos. El Ejecutivo ha aceptado 4.000 y 3.200, respectivamente.