Publicado 04/02/2020 17:59:20CET

El Gobierno enfría las expectativas de la reunión con Torra y no espera "frutos" a corto plazo

La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa ante los medios de comunicación tras el Consejo de Ministros en La Moncloa, Madrid (España), a 4 de febrero de 2020.
La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa ante los medios de comunicación tras el Consejo de Ministros en La Moncloa, Madrid (España), a 4 de febrero de 2020. - Eduardo Parra - Europa Press

Sánchez viajará a Barcelona acompañado de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha enfriado este martes las expectativas ante la reunión del jueves entre el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat catalana, Quim Torra, y asume que el diálogo con el Govern catalán sobre el "conflicto político", un asunto "complejo", es "difícil" que pueda producir "frutos en el corto plazo".

Así lo ha expuesto la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que sí ha reconocido que el Gobierno ve este encuentro como un "hito", en el sentido de que permita colocar unos "raíles" que permitan "seguir transitando" el camino del diálogo.

"Acudimos a la reunión con espíritu constructivo para escuchar qué tiene que decir (Torra) sobre todos los temas", también los relacionados con el "día a día de los ciudadanos", ha explicado Montero, que ha detallado que Sánchez irá acompañado de la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, si bien inicialmente la reunión entre los dos presidentes será a solas.

Darias se incorporará si en algún momento se considera oportuna su presencia, han precisado fuentes del Ejecutivo, que ni siquiera han podido prever si del encuentro entre Sánchez y Torra saldrá algún comunicado conjunto como ocurrió en el encuentro en Pedralbes en diciembre de 2018; ni si alguien del Gobierno español comparecerá ante los medios de comunicación para dar cuenta del desarrollo de la reunión.

De la reunión con Torra el Gobierno ni siquiera prevé que en ella se concrete la fecha para la constitución e inicio de los trabajos de la mesa de diálogo pactada con ERC en el acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez. Si bien esta mesa sí está previsto que se convoque a partir de la entrevista entre los dos presidentes, ha precisado Montero.

SÁNCHEZ NO LLEVA UNA PROPUESTA DE REFORMA DEL ESTATUT

Tampoco acude el Ejecutivo con ninguna propuesta concreta al encuentro con Torra como podría ser una reforma del Estatut, sino que se trata de una primera toma de contacto en la que el Gobierno sí testará la voluntad del president de mejorar la colaboración institucional en temas tales como inversiones en Cataluña, la mejora de la red de Cercanías o la asistencia a los afectados por el temporal Gloria, explican desde el Gobierno.

La portavoz ha defendido el diálogo con el Govern catalán no como una opción, sino como "una obligación democrática" y ha confiado en que al menos sirva para normalizar las relaciones institucionales con la Generalitat. El Ejecutivo, ha insistido, afronta este diálogo con una mirada larga y la esperanza de poder alcanzar "puntos de encuentro en el medio y largo plazo".

De hecho, en un primer momento Moncloa decidió aplazar la constitución de la mesa de diálogo sobre el conflicto político en Cataluña a después de las elecciones catalanas, para que ese diálogo se entablase con el nuevo Govern catalán.

El rechazo de ERC a este aplazamiento --Junts per Catalunya lo estaba usando para criticar dar "cheques en blanco" a Sánchez-- obligó a Moncloa a rectificar y a aceptar constituir la mesa antes de los comicios catalanes, que podrían convocarse para mayo, junio o incluso los primeros días de julio, dependiendo de cuándo se aprueben los Presupuestos de la Generalitat.

Montero ha reconocido que ese diálogo parte de posiciones entre las dos partes que se encuentran "en las antípodas" respecto de la configuración territorial del Estado español, pero ha asegurado que el Ejecutivo lo afrontará con una "voluntad firme" de "escucha" y de encontrar puntos de encuentro.

Preguntada si el Gobierno contempla la posibilidad de aceptar la figura de un mediador en ese diálogo sobre Cataluña, la portavoz ha contestado que no contemplan "ninguna otra cuestión" que no sea la de mantener la reunión prevista con Torra y convocar la mesa "a continuación".

Contador