El Gobierno y las FARC fijan la firma del nuevo acuerdo para el jueves, 24 de noviembre

Actualizado 23/11/2016 13:25:14 CET

BOGOTÁ, 23 Nov. (EP/Notimérica) -

   Las delegaciones del Gobierno colombiano y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han acordado este martes que el nuevo acuerdo de paz, anunciado hace diez días, se firmará este mismo jueves, 24 de noviembre.

En un comunicado conjunto, ambas delegaciones han señalado que la ceremonia para plasmar las rúbricas en el nuevo acuerdo tendrá lugar a las 11.00 horas (19.00 hora peninsular española) en el teatro Colón de la capital, Bogotá.

Ejecutivo y guerrilla han acordado, además, que "el mecanismo de refrendación del acuerdo será a través del Congreso de la República" y han señalado que están todavía "precisando los procedimientos" que se van a utilizar para dicho propósito.

En su comunicado, las dos partes han asegurado que la "consolidación de la paz" exige avanzar "con paso firme" hacia la puesta en marcha de los acuerdos de paz alcanzados para que "permitan superar tantos años de conflicto en Colombia".

El pasado 2 de octubre, los colombianos optaron por el 'no' en el plebiscito convocado para ratificar el acuerdo sellado en un principio entre ambas partes, haciendo fracasar un primer intento de aplicar un texto que pusiera fin a más de medio siglo de conflicto en el país.

Esta decisión obligó a Gobierno y FARC a modificar los textos de La Habana (Cuba) con las aportaciones de los partidarios del 'no', que presentaron sus propuestas a ambas delegaciones.

Tras varias jornadas de encuentros en la capital de la isla, finalmente las dos delegaciones anunciaron un nuevo acuerdo el sábado 12 de agosto. Sin embargo, esta nueva versión del acuerdo ha sido rechazada de nuevo por los partidarios del 'no', que aseguran que no se han llevado a cabo "muchos de los cambios sustantivos" solicitados.

Los negociadores de la Casa de Nariño se reunieron a última hora del lunes durante siete horas con los líderes del 'no', encabezados por el expresidente Álvaro Uribe, para persuadirles de respaldar el nuevo acuerdo, pero sin éxito.

No obstante, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha defendido este nuevo texto, al que define como una opción "mejor" que la original porque recoge las propuestas de los críticos.

En un artículo publicado este martes en el diario 'The Wall Street Journal', Santos ha explicado que "el nuevo acuerdo incluye cambios significativos basados en un proceso democrático" de debate "con la comunidad religiosa, los partidos políticos y las víctimas de una generación que ha sufrido el conflicto", lo que se ha traducido en más de 500 propuestas.

Para Santos se trata de "un logro de todos los colombianos, ya que el nuevo acuerdo incluye ajustes, cambios y clarificaciones que provienen directamente de la gente", lo cual "le da una fortaleza duradera, pese a que pueda verse como ineficiente a aquellos que lo ven desde afuera".

"Estoy extremadamente orgulloso de que el nuevo acuerdo refleje las ideas tanto de los votantes del 'no' como de los del 'sí'" en el plebiscito celebrado el pasado 2 de octubre, en el que una ajustada mayoría de colombianos rechazó los textos de La Habana, ha confesado.

   "Este no es un acuerdo totalmente distinto, pero tampoco es un acuerdo igual al que se votó el 2 de octubre, es un acuerdo que tiene la esencia del anterior, con unas modificaciones, precisiones y eliminaciones, es el acuerdo que fue posible construir entre las dos partes. Es un acuerdo que no comparte el uribismo y tiene sus razones!, dijo al respecto el asesor de la línea de postconflicto de la Fundación Paz y Reconciliación, Luis Eduardo Celis, según informó 'El Colombiano'.

EL PLEBISCITO

   El acuerdo será firmado este jueves por "motivos protocolarios", aunque no se someterá posteriormente a un plebiscito, si no que será el Congreso quien decida su refrendación.

Al respecto, el presidente del Partido Conservador, David Barguil, el expresidente Andrés Pastrana y la formación política de Centro Democrático sugirieron la realización de un nuevo plebiscito refrendatorio, un evento que no tendrá lugar.

   "Se irán implementando cosas vía Congreso, las que no requieren reforma constitucional. El plebiscito es muy riesgoso, la oposición podría ganarlo otra vez", comentó el investigador Fabián Acuña.

   No obstante, el analista Rubén Darío Acevedo denunció que, de no llevarse a cabo el plebiscito, nos encontraríamos ante una imposición por parte del Ejecutivo.

   "El Congreso carece de facultades refrendatarias, por ello si en él se le da la aprobación al acuerdo será otro atropello a las leyes y no tendrá legitimidad. El Gobierno está optando por el camino de la abitrariedad. Es una vía peligrosa la de los hechos cumplidos", sentenció Acevedo.  

Para leer más