Publicado 19/10/2020 13:07CET

El Gobierno de Guinea acusa a la oposición de "difundir resultados falsos" y pide esperar en calma a los datos oficiales

Guinea.- El Gobierno acusa a la oposición de "difundir resultados falsos" y pide
Guinea.- El Gobierno acusa a la oposición de "difundir resultados falsos" y pide - GETTY IMAGES / SEAN GALLUP-GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Guinea ha acusado este lunes a la oposición de "difundir resultados falsos" tras las presidenciales del domingo, en las que el presidente, Alpha Condé, aspira a lograr un tercer mandato, al tiempo que ha denunciado "una estrategia de celebración forzada" por parte del líder opositor Cellou Dalein Diallo.

El Ejecutivo ha señalado en un comunicado que durante el proceso de transmisión de las actas del escrutinio, "grupos de jóvenes seguidores de la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea (UFDG)" cortaron calles y erigieron barricadas "para celebrar la pretendida victoria de Diallo".

"Esta estrategia de celebración forzada, prematura e injustificada ha estado minuciosamente planificada mucho antes de la votación por el señor Diallo. Ha multiplicado las declaraciones anunciando su victoria, llegando a sostener que 'es imposible que pierda la elección' y que, en esa hipótesis, 'no reconocería su derrota'", ha dicho.

En este sentido, ha subrayado que "estas declaraciones han estado acompañadas desde el mediodía del 18 de octubre de montajes de audio en el que se hacía decir al candidato de la Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea (UFDG) --Condé--, incluso antes del inicio del recuento, que reconocía su derrota y felicitaba al candidato de la UFGD".

"Finalmente, en la tarde del 18 de octubre, el servicio de comunicación oficial de la UFDG se dedicó a difundir resultados falsos y a adjuntar procesos verbales falsos para hacer creer en una ventaja neta por parte de su candidato", ha manifestado, tal y como ha recogido el portal guineano de noticias Guinée News.

Por ello, ha resaltado que "el Gobierno condena estas prácticas ilegales, facilitadas por la complicidad de ciertos medios nacionales y extranjeros" y ha añadido que "están claramente destinadas a crear el caos y poner en duda los resultados verdaderos que saldrán de las urnas".

"Esto no puede ser y no será aceptado", ha sostenido, al tiempo que ha advertido de "los riesgos de crispación y violencia que podrían provocar". "El Gobierno no se dejará distraer por esta distracción y garantiza a todos los actores del proceso electoral que continuará, a través de los servicios implicados, asumiendo las tareas que le incumben", ha añadido.

Por último, ha recordado que "nunca se cederá al chantaje y la violencia" y ha hecho un llamamiento "al civismo y la contención a la espera de los resultados oficiales y definitivos".

UNA VOTACIÓN SIN INCIDENTES GRAVES

El primer ministro guineano, Ibrahima Kassory Fofana, subrayó a última hora del domingo, tras el cierre de los colegios electorales, que se habían registrado algunos incidentes durante la votación, si bien descartó incidentes graves, tal y como ha recogido la emisora Radio France Internationale.

Por su parte, Mamadi Kaba, portavoz de la comisión electoral, confirmó que "se ha impedido que ciertos delegados de partidos políticos o candidatos accedieran a colegios electorales" y que el organismo ha recibido informaciones sobre "candidatos representados por dos delegados, cuando, según la ley, sólo pueden tener uno en cada colegio electoral".

Condé y Diallo repiten por tercera vez su enfrentamiento en las urnas, como sucediera en 2010 y 2015, cuando el presidente se hizo con las victoria en medio de las denuncias de fraude del líder opositor.

Los comicios han estado marcados por un repunte de las tensiones por la candidatura de Condé a un tercer mandato, lo que ha provocado protestas desde octubre de 2019 que han sido reprimidas por las fuerzas de seguridad, incidentes que se han saldado con decenas de muertos, según la oposición y la organización no gubernamental Amnistía Internacional.

Condé llegó al poder en las elecciones de 2010, tras ser durante décadas el principal líder de la oposición bajo la dictadura de Lansana Conté. Para poder optar a un tercer mandato, se procedió a una enmienda de la Constitución, aprobada en referéndum en medio de la pandemia de coronavirus y el boicot de los principales partidos de la oposición.