Publicado 29/06/2021 11:59CET

El Gobierno de Líbano eleva los precios del combustible tras un recorte a los subsidios en plena crisis económica

Protesta en Beirut contra la escasez de combustible en medio de la crisis económica en Líbano
Protesta en Beirut contra la escasez de combustible en medio de la crisis económica en Líbano - Marwan Naamani/dpa

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Líbano ha elevado este martes los precios del combustible tras anunciar la semana pasada un recorte en los subsidios para lograr una importación de este material a una tasa de cambio más débil, en medio de la profunda crisis económica en la que se encuentra sumido el país.

El nuevo sistema de subvenciones, publicado durante la jornada por el Ministerio de Energía, contempla una tasa de cambio de 3.900 libras libanesas (cerca de 2,17 euros) por cada dólar, en lugar del anterior, fijado en torno a las 1.500 libras (unos 0,8 euros) por dólar, lo que ha provocado aumentos de los precios cercanos al 35 por ciento, según ha informado el diario 'L'Orient le Jour'.

Este mecanismo estará en pie durante un periodo de tres meses y llega en un momento en el que la inflación interanual se ha disparado a cerca del 120 por ciento y ante la devaluación de la moneda en el mercado negro, que ha provocado igualmente la escasez de dólares en el país y el drástico aumento de los precios de los bienes de primera necesidad.

La oficina del primer ministro en funciones, Hasán Diab, destacó el 25 de junio que la decisión "es un intento de contribuir a superar la crisis que atraviesa el país, ayudar a controlar el proceso de compra de dólares en el mercado paralelo (...) y garantizar carburante a los ciudadanos durante los próximos tres meses".

Diab se encuentra en funciones desde su dimisión en agosto de 2020 a raíz de las protestas por las explosiones en el puerto de la capital, Beirut, que dejaron más de 200 muertos y enormes materiales, sin que por el momento haya acuerdo para formar nuevo Gobierno.

La grave situación en el país ha provocado nuevas protestas durante los últimos días, principalmente en la ciudad de Trípoli (norte), donde cerca de 20 personas resultaron heridas durante la jornada del domingo. Las manifestaciones contra la escasez de combustible y la crisis se han sucedido también en Beirut.

Por ello, el presidente libanés, Michel Aoun, ha convocado este martes al Alto Consejo de Defensa para "discutir la situación de seguridad en el país y los últimos acontecimientos", según ha indicado la Presidencia a través de un comunicado publicado en Twitter.

El Banco Mundial afirmó el 1 de junio que la crisis económica en Líbano es una de las peores registradas a nivel mundial desde mediados del siglo XIX, con una caída drástica de cerca del 40 por ciento de PIB per cápita desde 2018.

El organismo subrayó en un informe que "la crisis financiera y económica en Líbano es probablemente una de las diez peores, y posiblemente una de las tres peores, desde mediados del siglo XIX", según una comparativa con las estudiadas en el periodo entre 1857 y 2013.

Contador