El Gobierno de Nicaragua responde a Pompeo que se mantendrá firme pese a las amenazas de EEUU

Nicaraguan President Daniel Ortega speaks during the opening ceremony of a highw
REUTERS / OSWALDO RIVAS - Archivo
Publicado 03/01/2019 19:15:48CET

   El canciller nicaragüense acusa a Almagro de ejercer de "agente directo del imperio" por apoyar a "golpistas"

   MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, ha afirmado que el Gobierno de Daniel Ortega se mantendrá firme a pesar de las amenazas proferidas por Estados Unidos, en alusión a las recientes declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo, que busca crear un frente común contra los "regímenes" de Nicaragua, Venezuela y Cuba.

   "¿Nos amenazan? Ni modo. Seguiremos de frente con nuestra posición, con nuestra defensa de los intereses nacionales, fortaleciendo el espíritu de la democracia de solidaridad, de hermandad, entre los países hermanos, progresistas, procurando fortalecer (...) la unidad e integración de América Latina", ha dicho en una entrevista concedida a Sputnik.

   Moncada ha instado a Pompeo a "reflexionar con más paciencia" sobre los acontecimientos en el sur del continente americano, subrayando que está formado por "estados libres, soberanos, independientes y orgullosos de su propia dignidad e identidad nacional que hacen su política interna".

   Para el canciller nicaragüense, las palabras de Pompeo evidencian que Estados Unidos "sigue aplicando la Doctrina Monroe". "Se creen predestinados a controlar a los países de América Latina, que siguen considerando su patio trasero, lo cual nosotros no aceptamos y rechazamos, definitivamente", ha recalcado.

   Ha rechazado igualmente las sanciones dictadas por Estados Unidos contra la cúpula nicaragüense, incluido el propio Moncada. En su opinión, son medidas unilaterales que solo buscan de forma "ilegal" y "antidemocrática" debilitar a los gobiernos progresistas.

   El jefe de la diplomacia nicaragüense se ha referido a las reuniones que Pompeo sostuvo el miércoles con sus homólogos de Brasil y Colombia, en los que señaló a Venezuela y Nicaragua como las principales preocupaciones de Estados Unidos en el continente.

   En la reunión de Pompeo con el ministro de Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, el secretario de Estado propuso a su nuevo homólogo hacer un frente común contra los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua y Miguel Díaz-Canel en Cuba. "Tenemos la oportunidad de trabajar juntos contra los regímenes autoritarios", dijo.

ALMAGRO, SOCIO DE "GOLPISTAS"

   Por otro lado, Moncada ha acusado directamente al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de ser "un agente del imperio" que apoya a los "golpistas" por pedir la aplicación de la Carta Democrática contra Nicaragua, lo cual podría llevar a su suspensión como Estado miembro.

   De acuerdo con el ministro nicaragüense, Almagro es un "agente directo del imperio de Estados Unidos" porque "está siguiendo los lineamientos que del Departamento de Estado y del embajador de Estados Unidos en la OEA", Carlos Trujillo.

   Como "agente del imperialismo", ha explicado, Almagro está ayudando a Estados Unidos a "continuar un golpe de Estado fallido" que el Gobierno de Nicaragua ha conseguido "neutralizar". "Ahora intentan continuar con el golpe de Estado por la vía de organismos internacionales como la OEA, ha alertado.

   Moncada ha esgrimido que la Carta Democrática no es aplicable a Nicaragua porque "lo que hace es consignar el principio de no injerencia, de no agresión en los asuntos internos de los estados, de respeto a la soberanía, a la autodeterminación.

   "En el caso nuestro, Nicaragua (...) no ha dado su consentimiento para que la OEA esté discutiendo sus asuntos internos. Por el contrario, lo que hemos dicho es que Nicaragua va a resolver entre los nicaragüenses sus situaciones internas y no es necesario que la OEA esté interviniendo", ha enfatizado.

CRISIS EN NICARAGUA

   Ortega sufre la peor crisis de sus quince años de Gobierno por unas protestas que comenzaron en abril por una polémica reforma de la seguridad social y que aumentaron hasta reclamar la "democratización" de la nación centroamericana.

   El presidente ofreció un diálogo nacional para resolver la situación en las calles, pero fracasó por su negativa a anticipar las elecciones previstas para 2021, en las que, según analistas políticas, pretende colocar a su mujer y vicepresidenta, Rosario Murillo, como su sucesora.

   La represión de las manifestaciones por parte de Policía y grupos armados afines al Gobierno dejó más de 300 muertos y miles de detenidos. Expertos enviados por el sistema interamericano, en el que se enmarca la OEA, han aconsejado juzgar a Ortega por crímenes de lesa humanidad.

   Almagro, una de las voces más críticas con el llamado eje bolivariano, pidió el pasado 27 de diciembre aplicar la Carta Democrática contra Nicaragua, para lo cual se requieren 18 votos a favor que daría lugar a un proceso de consultas, controles y acciones diplomáticas que podría llevar a la suspensión como país miembro, con 24 votos.