El Gobierno de Río rescinde el contrato de concesión de Maracaná y asume el control del estadio

Publicado 18/03/2019 18:58:23CET
RICARDO MORAES/REUTERS - Archivo

   MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno del Estado de Río de Janeiro (Brasil) ha anunciado este lunes que ha rescindido de manera unilateral el contrato de concesión del estadio de Maracaná debido a que el consorcio que se había hecho con el acuerdo a 35 años en 2013, liderado por la constructora Odebrecht, no ha cumplido con algunos compromisos, por lo que el control pasará al poder público.

   "Estamos retomando el control de Maracaná, sin ningún perjuicio para los partidos de fútbol o los clubes. En los próximos 30 días crearemos una comisión y daremos un permiso de uso hasta que hagamos una nueva concesión por medio de una asociación público-privada", explicó el gobernador de Río, Wilson Witzel, afirmando que Flamengo y Fluminense, que juegan habitualmente allí sus partidos como local, no tendrán problemas para hacerlo a pesar de que la ruptura invalida sus contratos.

   Witzel desveló que el consorcio no pagó parte de la concesión y no ofreció ninguna garantía para abonar las deudas en caso de algún contratiempo; según explica, la deuda es de 38 millones reales -8,8 millones de euros- desde mayo de 2017. Además, reconoció que escuchó a los clubes para tomar la decisión. "Están usando una instalación del Estado, no están pagando, y los clubes se quejan. Está todo mal. Por lo tanto, determinamos la rescisión", indicó el gobernador.

   La caducidad del contrato será anunciada de manera oficial este martes, y la actual concesionaria tendrá hasta el 19 de abril para dejar el estadio. Además, Witzel advirtió de que la medida no afectará a la organización de la Copa América de este verano, que se celebrará del 14 de junio al 7 de julio; tanto la final, uno de los cuartos de final como los partidos de la fase de grupos Bolivia-Perú, Paraguay-Catar y Chile-Uruguay se jugarán allí.

   Por su parte, el consorcio Complexo Maracanã Entretenimento se mostró "sorprendido" por la información. "La empresa no tuvo acceso a ninguna comunicación oficial por parte del Gobierno del Estado de Río de Janeiro y se manifestará oportunamente", señaló.

Para leer más