Publicado 25/01/2021 16:04CET

El Gobierno de Siria y la oposición inician una nueva ronda de contactos en Ginebra en el seno del comité constitucional

El presidente de Siria, Bashar al Assad
El presidente de Siria, Bashar al Assad - -/SANA/dpa - Archivo

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las conversaciones entre el Gobierno y la oposición de Siria en el seno del comité constitucional, mediadas por Naciones Unidas, han arrancado nuevamente este lunes en la ciudad suiza de Ginebra, tras cuatro rondas infructuosas hasta la fecha.

Los contactos tienen lugar después de que la última ronda, que tuvo lugar entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre, se saldara sin avances significativos. El jefe de la delegación gubernamental, Ahmad al Kizbari, ha manifestado que la situación humanitaria será una de las que esté sobre la mesa, según la agencia estatal siria de noticias, SANA.

Asimismo, Hadi al Bahra, jefe de la delegación opositora, ha reclamado un calendario claro para las conversaciones y que tengan que dar resultados en varios meses, ante una falta de progresos criticada recientemente por el enviado especial de la ONU para Siria, Geir Pedersen.

"Poner fin a la tragedia humana en Siria es nuestro deber", ha señalado, antes de pedir resultados "en el plazo de tiempo más corto posible" y detallar que "no puede ser superior a varios meses, bajo ninguna circunstancia", tal y como ha recogido la agencia alemana de noticias DPA.

En este sentido, ha apostado por intensificar las conversaciones y proceder a unas sesiones de tres semanas de duración, con otra de parón, hasta lograr un acuerdo. Por último, ha recordado que el Consejo de Seguridad de la ONU apoyó en 2015 un proceso político con una reforma constitucional con un calendario definido.

El comité constitucional, compuesto por 150 miembros, se reunió por primera vez en la sede de la ONU en Ginebra a finales de octubre de 2019 y tiene como objetivo allanar el camino para la reforma política y la celebración de elecciones libres y justas bajo supervisión de la ONU en el país.

Gobierno, oposición y sociedad civil están representados por 50 miembros, entre los que hay kurdos, pero no hay ninguna representación de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) o la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG), su principal componente. Dentro del comité, un grupo de 45 integrantes tiene como cometido redactar la nueva Constitución o de revisar la de 2012.

El proyecto constitucional, de acordarse, deberá ser aprobado por el nuevo Parlamento, surgido de las elecciones de julio de 2020, en las que se impusieron el Baaz de, presidente, Bashar al Assad, y sus aliados.

Esta situación, así como su relevancia de cara a las presidenciales de 2021 por la posible limitación constitucional de los mandatos, provocó que quedaran excluidos de las listas incluso los candidatos de la oposición autorizada por Damasco, que sí ha participado en otros procesos electorales.

Al Assad , que accedió al cargo en el año 2000 tras el fallecimiento de su padre, Hafez al Assad --quien gobernó durante tres décadas--, ha pasado cerca de la mitad de su mandato al frente de un país en guerra y previsiblemente aspirará a la reelección en 2021.