El Gobierno de Sudán acuerda con los rebeldes renovar el alto el fuego y permitir la entrega de ayuda humanitaria

Publicado 21/10/2019 16:06:23CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán ha acordado este lunes renovar el alto el fuego vigente en el país y permitir el acceso de ayuda humanitaria a las zonas afectadas por el conflicto, en el marco de sus conversaciones de paz con los rebeldes.

Según el documento, firmado durante la jornada en la capital de Sudán del Sur, Yuba, el Ejecutivo se compromete a permitir el acceso de ayuda humanitaria a Darfur, Nilo Azul y las montañas Nuba.

Asimismo, las partes han recalcado que la declaración firmada el 11 de septiembre en Yuba "es de gran importancia para avanzar en el proceso de paz", según ha informado el diario local 'Sudan Ajbar'.

"Esperamos que la situación humanitaria mejore en Darfur, las montañas Nuba y Nilo Azul", ha destacado Yasir Arman, 'número dos' de la coalición de grupos rebeldes Frente Revolucionario de Sudán (RSF), en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.

Así, ha resaltado que la posibilidad de un acceso humanitario a estas zonas recibió el rechazo del Gobierno de Omar Hasán al Bashir, derrocado en abril en un golpe de Estado militar, durante los últimos ocho años.

"Creemos que tenemos un socio en Jartum y hay un nuevo ambiente creado por la revolución", ha argumentado, en referencia al Consejo Soberano que rige el destino del país en la actualidad, pactado entre la junta militar y la oposición.

Por su parte, el jefe de la delegación gubernamental, Mohamed Hamdan Dagalo, ha reiterado que "la paz es el objetivo final del Gobierno de Sudán". "La paz abrirá un nuevo camino para el país. He pedido a la comunidad internacional que apoye el proceso", ha remachado.

'HOJA DE RUTA'

El Gobierno de Sudán y el grupo rebelde Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N) acordaron el viernes una 'hoja de ruta' para el reinicio de las conversaciones de paz y en torno a los aspectos que serán abordados en el mismo.

Según las informaciones facilitadas por la agencia estatal sudanesa de noticias, SUNA, el acuerdo divide los puntos a negociar en torno a tres bloques: acuerdos políticos, humanitarios y de seguridad, que se abordarán en ese orden.

Estos avances han sido obtenidos después de que las conversaciones entre las autoridades y el SPLM-N fueran suspendidas el 16 de octubre tras las denuncias del grupo rebelde sobre ataques por parte del Ejército en las montañas Nuba.

Además, exigió una respuesta a sus demandas, incluido un alto el fuego y la excarcelación de miembros del grupo detenidos en el país, antes de continuar con los contactos.

Horas después del anuncio del SPLM-N, el presidente del Consejo Soberano de Sudán, Abdelfatá al Burhan, promulgó un decreto declarando el alto el fuego en todo el territorio del país con el objetivo de "crear una atmósfera de estabilidad y seguridad y una nueva era de paz, tranquilidad y seguridad".

El Gobierno de transición en Sudán ha hecho de la paz con los rebeldes que luchan contra Jartum una de sus principales prioridades, ya que supone una de las condiciones clave para que Estados Unidos saque al país de la lista de patrocinadores del terrorismo.

VARIAS GUERRAS CIVILES

Miles de personas han muerto en las guerras civiles en Sudán, incluido el conflicto en la región de Darfur (oeste), en el que los rebeldes luchaban contra el Gobierno de Al Bashir desde 2003.

El conflicto en Darfur enfrenta a grupos rebeldes locales, compuestos principalmente por miembros de tribus agrícolas africanas, a las fuerzas gubernamentales y ha dejado unos 2,5 millones de desplazados.

Aunque los combates han remitido en los últimos cuatro años, sigue habiendo escaramuzas y aún continúan activos el Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) y dos facciones del Ejército de Liberación de Sudán (SPLA).

Por su parte, los rebeldes del SPLA-N en Kordofán del Sur y Nilo Azul, otras dos regiones en Sudán, han venido respetando en gran medida un alto el fuego en los dos últimos años tras luchar contra Jartum a raíz de la independencia de Sudán del Sur en 2011.

Kordofán del Sur y Nilo Azul están habitados por amplias comunidades que se posicionaron del lado del Sur durante las décadas de guerra civil con Jartum. Muchos denuncian que han sido marginados por el Gobierno sudanés desde la independencia de Sudán del Sur en virtud del acuerdo de paz de 2005.