Publicado 19/11/2020 17:31CET

El Gobierno de Sudán del Sur niega que el antiguo líder rebelde Riek Machar tenga limitados sus movimientos en Yuba

Riek Machar, primer vicepresidente, y Salva Kiir, presidente de Sudán del Sur
Riek Machar, primer vicepresidente, y Salva Kiir, presidente de Sudán del Sur - PRESIDENCIA DE SUDÁN DEL SUR - Archivo

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sudán del Sur ha negado este jueves que el vicepresidente primero y antiguo líder rebelde, Riek Machar, se encuentre detenido o pesen sobre él restricciones de movimiento, tras las denuncias formuladas a finales de octubre por el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-En Oposición (SPLM-IO).

El ministro de Información sursudanés, Michael Makuei, ha dicho que "no tiene restricción de movimientos". "Si estuviera arrestado o con restricción de movimientos, ¿por qué estaría ejerciendo sus tareas oficiales?", se ha preguntado, según ha informado la emisora sursudanesa Eye Radio.

Así, ha recalcado que "son historias creadas por personas que no quieren que haya paz en Sudán del Sur", antes de rechazar las denuncias de activistas sobre un presunto confinamiento de Machar en sus oficinas. "De dónde sacan sus informaciones depende de ellos", ha zanjado.

Machar, que regresó en 2019 a la capital, Yuba, tras la firma en 2018 del acuerdo de paz con el presidente, Salva Kiir, no ha abandonado desde entonces el país ni ha salido de la ciudad. El regreso de Machar a Yuba tuvo lugar después de que se le dieran garantías de que no sería detenido.

Sin embargo, el jefe del Estado Mayor del antiguo grupo rebelde SPLM-IO, Simon Gatwech Dual, denunció en octubre que el líder de la formación es "un prisionero" en la capital, al tiempo que aseguró que "no hay una paz real" en el país.

"Machar es momentáneamente un prisionero. Por eso continúan los ataques contra nuestras posiciones. Está en Yuba sin hacer nada", sostuvo, antes de agregar que Machar "lleva nueve meses en Yuba, sin éxito". Por ello, pidió al Ejecutivo "que sea liberado para que pueda visitar" los lugares de acantonamiento de los rebeldes de cara a su integración en las Fuerzas Armadas del país.

Machar ha estado igualmente ausente de la reciente conferencia de diálogo nacional, que decidió boicotear argumentando que el acuerdo de paz está por encima de estas reformas y han reclamado la aplicación de todos sus puntos del citado pacto.

Kiir aseguró el martes que las conclusiones de la conferencia serán incluidas en la Constitución. Entre ellas figura un sistema federal con una vuelta a la división territorial de 32 estados y a un límite de dos mandatos en la Presidencia.

Los delegados señalaron además que en el país debe existir un sistema presidencial con dos vicepresidentes y han recalcado que el presidente podrá ocupar el cargo únicamente durante dos mandatos de cinco años. Por el momento no está claro si Kiir, quien accedió al cargo tras la independencia en julio de 2011 pero que ha estado al frente del país desde 2005, podría presentarse a las elecciones. La actual Constitución no fija límites a los mandatos.

Asimismo, respaldaron el traslado de la capital a la ciudad de Ramciel, en el estado de Lagos, y a donde quería llevarla el histórico líder sursudanés John Garang, quien fue el primer presidente de la Región Autónoma de Sudán del Sur durante varias semanas en 2005, antes de su muerte en un accidente de helicóptero, tras lo que fue sucedido por Kiir.

El Gobierno de unidad en Sudán del Sur echó a andar en febrero, tras la materialización del acuerdo de paz firmado en 2018 por Kiir y Machar, quien fue nombrado nuevamente como vicepresidente, cargo que ocupaba antes de la guerra civil.

Sin embargo, aún quedan algunos puntos importantes pendientes para la aplicación del acuerdo de paz, incluidos la unificación y despliegue de las fuerzas de seguridad conjuntas y la reconstitución del Parlamento, organismo que estará a cargo de poner en marcha las reformas acordadas en 2018 entre las partes.

Contador