Publicado 17/11/2020 17:28CET

Grecia.- La Policía de Grecia usa gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar una manifestación en Atenas

Policía antidisturbios en Grecia
Policía antidisturbios en Grecia - GETTY IMAGES / MILOS BICANSKI - Archivo

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Policía Antidisturbios de Grecia ha empleado este martes gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar a docenas de personas que se habían reunido en las inmediaciones de la Universidad de Atenas para conmemorar el levantamiento estudiantil de 1973 contra la dictadura militar.

El Gobierno griego ha impuesto una prohibición a las marchas y manifestaciones para este martes y este miércoles, debido al temor a que este tipo de reuniones se conviertan en eventos súper contagiadores en plena pandemia de coronavirus.

En el caso de la Universidad de Atenas, la escaramuza ha sido breve y los manifestantes se han dispersado rápidamente, según ha informado el diario griego 'Kathimerini'.

Algunos grupos y partidos de izquierda han desafiado la prohibición y han llevado a cabo marchas, la mayoría de las cuales han transcurrido sin incidentes y con los participantes manteniendo la distancia física y usando mascarilla para evitar eventuales contagios de la COVID-19.

En este sentido, la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA), que se ha expresado en contra de la prohibición, ha celebrado una ceremonia de colocación de coronas de flores en el campus de la Politécnica de Atenas. También han celebrado actos el Partido Comunista de Grecia (KKE) o el partido Mera25.

Para prevenir las manifestaciones, las autoridades atenienses habían desplegado a unos 5.000 agentes de Policía, que han contado con soporte aéreo gracias a helicópteros y drones.

El 17 de noviembre de 1973, estudiantes que participaban en las protestas contra la dictadura --que comenzó en 1967-- se atrincheraron en la Politécnica de la capital griega y, mediante radios caseras, pidieron a la ciudadanía levantarse contra la misma.

Las autoridades respondieron con una fuerte represión y derribaron la puerta del edificio con un tanque. Al menos 24 estudiantes murieron y la junta militar de extrema derecha cayó meses más tarde, en abril de 1974.

Contador