Un grupo de abogados pide declarar en desacato al Gobierno de EEUU por el trato a los niños migrantes

Publicado 27/06/2019 20:25:04CET
Niños migrantes juegan al fútbol en la localidad mexicana de Matamoros
Niños migrantes juegan al fútbol en la localidad mexicana de MatamorosREUTERS / LOREN ELLIOTT

   SAN FRANCISCO/CLINT (ESTADOS UNIDOS), 27 Jun. (Reuters/EP) -

   Un grupo de abogados ha pedido a un juez federal de Los Ángeles que declare en desacato al Gobierno de Estados Unidos por las "flagrantes y persistentes" violaciones de una ley que establece cómo hay que tratar a los niños migrantes.

   El llamado Acuerdo Flores, que data de 1997, establece que los menores no acompañados, bien porque han llegado solos, bien porque una vez en Estados Unidos han sido separados de sus familiares adultos, deben ser trasladados rápidamente fuera de los centros de detención en la frontera para ponerlos al cuidado del Departamento de Asuntos Sociales.

   La semana pasada, el grupo de abogados visitó junto a un equipo médico el centro de detención en Clint, en Texas, gestionado por la Agencia de Aduanas y la Protección Fronteriza (CBP) para supervisar el cumplimiento del Acuerdo Flores, recabando los testimonios de decenas de niños.

   El jefe del centro de detención, Matthew Harris, explicó que en un principio solo tenía capacidad para 106 personas, aunque posteriormente se sumaron 200 plazas. Pese a ello, sigue siendo insuficiente porque hace un mes y medio albergaba a 700 menores.

   La congresista Diana DeGette ha detallado que, del total, hay 178 niños que llevan allí más de las 72 horas legales. De acuerdo con Harris, los menores están en Clint una media de entre seis y diez días, aunque las madres adolescentes suelen quedarse más porque es más difícil reubicarlas.

   Durante la visita, comprobaron que no había suficientes camas, por lo que algunos niños dormían sobre mantas en el suelo; que tampoco ha personal suficiente para atenderlos, por lo que los mayores cuidan a los pequeños; que solo pueden ducharse cada tres días y que apenas tienen acceso a agua potable, ropa limpia y atención médica.

   "Mi bebé no ha recibido medicinas desde que llegamos", contó una madre hondureña de 16 años de edad cuyo bebé de ocho meses no ha tenido atención médica a pesar de sufrir diarreas y vómitos.

   Para los abogados, estas "deplorables" condiciones no solo violan el Acuerdo Flores, sino que ponen en peligro la salud de los menores porque la falta de higiene facilita la propagación de enfermedades en un contexto en el que no reciben atención médica.

   De acuerdo con los letrados, al menos seis niños murieron el año pasado bajo custodia de los servicios migratorios estadounidenses o poco después de ser liberados. "Cada día que pasa hay más hospitalizaciones y más vidas en riesgo", han alertado.

   En su opinión, "es necesaria una intervención judicial inmediata para obligar al cumplimiento inmediato del Acuerdo (Flores), poner fin a esta crisis de salud y bienestar y evitar más enfermedades y muertes infantiles en la frontera".

   Además, han pedido una inspección inmediata de las instalaciones en los sectores de Río Grande y El Paso a cargo de un experto en salud pública y el envío de un equipo de gestión de casos de emergencia para acelerar la entrega de los niños a sus familias.

Contador

Para leer más