El Grupo de Lima aboga por incluir a Cuba, Rusia, China y Turquía en la solución a la crisis venezolana

Publicado 06/06/2019 21:16:20CET
REUTERS / UESLEI MARCELINO - Archivo

   MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Grupo de Lima ha abogado este jueves por "profundizar gestiones" con Cuba, Rusia, China y Turquía --los principales socios del Gobierno de Nicolás Maduro en la arena internacional-- para incluirles en la solución a la crisis política en Venezuela, aunque han subrayado "el rol prioritario de la región".

   Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú "afirman la importancia de profundizar gestiones con aquellos países que aún apoyan al régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, en particular con Rusia, China, Cuba y Turquía, urgiéndoles a ser parte de la solución", han dicho en un comunicado.

   Los firmantes han reconocido "la necesidad de coordinar esfuerzos con el resto de la comunidad internacional para apoyar un pronto retorno de la democracia en Venezuela, a través de una solución política y pacífica conducida por los propios venezolanos".

   "Por ese motivo, saludan la reunión entre representantes del Grupo de Lima y el Grupo Internacional de Contacto (integrado por países europeos y latinoamericanos), celebrada el 3 de junio y manifiestan su disposición a continuar con las coordinaciones", han avanzado.

   En concreto, han instado a la comunidad internacional a "tomar acciones ante el creciente involucramiento del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en distintas formas de corrupción, narcotráfico y delincuencia organizada (...), así como el amparo que otorga a la presencia de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales en territorio venezolano".

   Sin embargo, han considerado al mismo tiempo que la región debe tener un "rol prioritario", esgrimiendo que es la que más sufre los efectos de la crisis venezolana. Así, han llamado la atención sobre "la intensificación del éxodo masivo de venezolanos", reiterando la necesidad de la comunidad internacional "apoye los esfuerzos de los países de acogida".

   "Maduro y su régimen ilegítimo son los únicos responsables de la situación humanitaria cada vez más grave del pueblo venezolano", por lo que su permanencia en el poder representa no solo "un obstáculo para el restablecimiento de la democracia en Venezuela", sino "una amenaza a la paz y a la seguridad que afecta principalmente a la región", han dicho.

   Por otro lado, han respaldado "la disposición del presidente encargado, Juan Guaidó, en la búsqueda de soluciones en aquellos procesos dirigidos para el restablecimiento de la democracia en Venezuela", en alusión a los contactos que han tenido lugar en Oslo durante el mes de mayo para explorar un posible diálogo entre Gobierno y oposición, una alternativa hasta ahora vetada por la disidencia venezolana.

   Asimismo, han condenado "los sistemáticos ataques del régimen ilegítimo y dictatorial de Nicolás Maduro contra la Asamblea Nacional de Venezuela", rechazando "el anuncio de convocar a elecciones legislativas anticipadas" para este año, cuando estaban previstas para 2020.

   Así las cosas, estos once países, que se han reunido este jueves en Ciudad de Guatemala, han confirmado que el Grupo de Lima seguirá "en sesión permanente" y han avanzado que su próxima reunión se celebrará en Argentina en "una fecha por definir".

CRISIS POLÍTICA

   La crisis política en Venezuela se agravó el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional porque se basa en los resultados de unas elecciones presidenciales, las del 20 de mayo de 2018, que consideran fraudulentas.

   En respuesta, Guaidó se declaró mandatario interino el 23 de enero con el triple objetivo de "cesar la usurpación", crear un "gobierno de transición" y celebrar "elecciones libres". Ha sido reconocido por Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos y muchos europeos, incluido España.

   A raíz de la asonada militar del 30 de abril, la situación se ha complicado y Gobierno y oposición han accedido a mantener contactos exploratorios en Noruega con el propósito de reanudar un diálogo que se ha resistido estos años. De momento, no ha dado más resultado que el compromiso de las partes de seguir hablando.

Para leer más